Tokio/Kiev. La atleta bielorrusa Krystsina Tsimanóuskaya, amenazada de repatriación forzosa a su país tras criticar a las autoridades deportivas de su país durante los Juegos Olímpicos de Tokio, recibió el lunes un visado humanitario de Polonia.

El caso, que sacudió los Juegos desde el domingo, llega tras casi un año de feroz represión de cualquier protesta en Bielorrusia, gobernada con mano de hierro desde 1994 por el presidente Alexander Lukashenko.

La velocista, de 24 años,  teme ser encarcelada si regresa a su país y explicó que se vio obligada a dejar la competencia por orden del entrenador de su equipo.

La atleta fue escoltada para pasar la noche en un hotel antes de regresar a su país. Pidió ayuda al comité de organización de los Juegos para no subir al avión.

Hallan ahorcado a opositor

Un activista bielorruso que vivía en el exilio en Ucrania fue encontrado ahorcado en un parque cerca de su casa en Kiev la madrugada del martes, la policía ya inició una investigación por asesinato.

Vitaly Shishov, quien dirigía una organización con sede en Kiev que ayuda a los bielorrusos que huyen de la persecución, había sido reportado como desaparecido.

Shishov, de 26 años, se había sentido bajo vigilancia constante desde que dejó Bielorrusia el año pasado después de participar en protestas contra el gobierno, dijeron sus colegas.