El avión experimental sin carburante Solar Impulse aterrizó este viernes en el aeropuerto de Bruselas hacia las 19:40 horas (GMT) al término de su primer vuelo internacional, unas 13 horas después de haber despegado de Suiza, constató un periodista de la AFP.

"Es magnífico", exclamó quien lo concibió, el aeronauta y médico suizo Bertrand Piccard, cuando el avión, con todas las luces encendidas, se posó suavemente en una pista del aeropuerto de Bruselas.

"Es espléndido", dijo el príncipe Felipe, aviador y heredero del trono de Bélgica.

"Con este vuelo, quisiéramos animar a los que tienen influencia a adoptar políticas energéticas más ambiciosas", dijo a la AFP, antes del aterrizaje, Bertrand Piccard.

Abogó por un cambio de estado de espíritu para animar a la gente a utilizar nuevas tecnologías verdes y cesar de derrochar las energías fósiles.

"Es delirante que la humanidad gaste mil millones de toneladas de petróleo por hora", dijo.

El avión de 64 metros de envergadura y sólo 1.6 toneladas de peso, creado por el suizo Bertrand Piccard, había despegado del aeropuerto suizo de Payerne (oeste) hacia las 6:40 horas (GMT), con más de dos horas y media de retraso respecto a lo programado debido a una ligera bruma.

El éxito de este vuelo en el cielo europeo y el aterrizaje en un aeropuerto internacional serán "la prueba" de que Solar Impulse es "un avión real" y que las nuevas tecnologías pueden reducir nuestra dependencia de las energías fósiles, explicó recientemente Bertrand Piccard, iniciador y presidente del proyecto Solar Impulse.

El revolucionario avión estará presente en Bruselas del 23 al 29 de mayo. Luego viajará al aeropuerto de Le Bourget de París como "invitado especial" del 49 Salón Internacional de Aeronáutica y del Espacio, que se celebrará del 20 al 26 de junio.

Solar Impulse entró en la historia de la aeronáutica al efectuar en julio de 2010 su primer vuelo de 24 horas sin interrupción, y únicamente propulsado por paneles solares y sus baterías.

El equipo del proyecto había indicado que el avión volaría a unos 3 mil 600 metros de altura y sobrevolaría Francia y Luxemburgo antes de aterrizar en el aeropuerto de Bruselas a las 19:00 horas (GMT).

"Todo va bien", dijo mediada la jornada Alexandra Gindroz, portavoz de Solar Impulse, e indicó a la AFP al referir que las condiciones meteorológicas eran buenas para el trayecto.

Para los equipos de Solar Impulse, este primer vuelo constituye un "gran desafío técnico".

Paralelamente a los vuelos de prueba, cuyo objetivo es entrenar al piloto y a los equipos en tierra, los responsables se prepararon desde hace meses para operar en el complicado entorno del tráfico aéreo internacional y en la pista del aeropuerto de Bruselas.

"Hacer volar un avión como Solar Impulse en el cielo europeo para que aterrice en un aeropuerto internacional es un desafío increíble para todos, y el éxito depende del apoyo de todas las autoridades implicadas", subrayó André Borschberg, cofundador de Solar Impulse y piloto del primer vuelo experimental del aparato.

El aparato, cuyas alas están cubiertas por 12 mil células fotovoltaicas que alimentan cuatro motores eléctricos de una potencia de 10 caballos cada uno, ya realizó algunos vuelos iniciales, y un vuelo nocturno.

Aeronauta, psiquiatra e inventor, Bertrand Piccard, de 53 años, conocido por haber dado la vuelta al mundo en globo, pertenece a una dinastía de pioneros.

Su padre, el oceanógrafo Jacques Piccard, fue "recordman" mundial de inmersión en submarino. Su abuelo, el físico Auguste Piccard, primero en llegar a la estratosfera a bordo de un globo, fue también el inventor del batiscafo.

DOCH