Beirut. Fuerzasde seguridad sirias y residentes locales bloquearon a los observadores de la ONU, quienes intentaban llegar a la sede de una nueva masacre, informó a través de un comunicado la Misión de Observación de las Naciones Unidas en Siria.

En Nueva York, el secretario general de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, manifestó que ayer los monitores fueron amenazados con disparos de armas pequeñas mientras trataban de llegar al sitio. Al hablar en una sesión de la Asamblea General de la ONU, Ban Ki-moon expuso que el incidente se produjo después de que a los observadores de la ONU se les impidiera entrar en el pueblo de Qubair para investigar los presuntos asesinatos. Ki-moon no dio detalles sobre quién había disparado a los monitores o si había ocurrido alguna lesión; sin embargo, observadores de la ONU a menudo han sido objeto de agresiones desde que llegaron a Siria para supervisar un endeble cese al fuego.

Ki-moon condenó la masacre reportada como una barbarie incalificable y pidió al régimen aplicar de inmediato el plan de paz de la ONU.

Los informes de los asesinatos ocurridos el miércoles de cerca de 78 civiles, la mayoría de ellos mujeres y niños, se sumaron a una creciente presión contra el presidente Bashar al-Assad antes de una reunión del Consejo de Seguridad de la ONU a Siria ayer por la tarde.

A medida que la magnitud de la masacre se hizo evidente, la secretaria de Estado de EU, Hillary Clinton, convocó a una reunión con sus homólogos de Europa y Medio Oriente en Estambul. Un asesor de Clinton llamó a la última masacre horrible y añadió que los diplomáticos se comprometieron a acelerar la salida de Al-Assad.

Clinton, quien se reunió ayer por la tarde con el ministro del Exterior turco, Ahmet Davutoglu, dijo que los asesinatos en Qubair cerca de la ciudad siria de Hama destacan la urgencia de la situación de deterioro en Siria.

La violencia del régimen, de la cual fuimos testigos una vez más ayer en Hama, es simplemente desmesurada. Al-Assad ha duplicado su brutalidad e hipocresía, y Siria no podrá ser una nación pacífica, estable o ciertamente democrática hasta que él se vaya , sentenció Clinton en una conferencia de prensa.

En Washington, el portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney, anunció que Estados Unidos condena enérgicamente los atroces asesinatos de civiles cometidos con alevosía . Adicionalmente denunció: La constante negación en la responsabilidad de estos actos horribles de Al-Assad, la cual sólo enfatiza aún más el carácter ilegítimo e inmoral de su gobierno .

En el comunicado agregó: Hacemos nuevamente un llamado a todas las naciones a cesar su apoyo a este régimen brutal e ilegítimo, y a unirnos para apoyar la transición política en Siria .

EN LA ONU

ANNAN URGE MAYOR PRESIÓN A SIRIA

El enviado internacional, Kofi Annan, urgió ayer a las naciones del mundo a unirse verdaderamente a un nuevo esfuerzo para finalizar el creciente conflicto sirio, y advirtió que si las cosas no cambian rápidamente es probable que el país albergue una brutal represión, más masacres, violencia sectaria y una guerra civil.

Annan dijo a la Asamblea General de la ONU que su plan de paz no se está aplicando, y culpó de ello principalmente al presidente Bashar al-Assad. Además, expuso que deben de haber consecuencias para quienes obstruyan los esfuerzos de paz.

(Con información de Associated Press)