Beirut.- Decenas de civiles fueron asesinados a sangre fría en la ciudad de Homs, informaron el Gobierno de Siria y activistas opositores, aunque entre ellos se disputaron la responsabilidad de lo que ambos bandos calificaron de masacre.

La matanza en Homs, así como un ataque militar a la noroccidental ciudad de Idlib, coincidió con una misión de paz el fin de semana del enviado de la ONU y la Liga Arabe, Kofi Annan, quien buscó un acuerdo acerca de un cese al fuego, un acceso de ayuda humanitaria y un diálogo político.

" Hay reportes terribles de atrocidades y abusos (en Siria)", dijo Annan a periodistas en Ankara antes de reunirse con el primer ministro turco Tayyip Erdogan. "La matanza de civiles debe terminar ahora. El mundo debe enviar un mensaje claro de que es inaceptable", añadió.

Activistas en Homs y la televisión siria mostraron videos de cuerpos ensangrentados, con las manos atadas a la espalda, tirados en calles llenas de basura y en habitaciones con manchas de sangre.

Grupos opositores también divulgaron videos en internet de cuerpos envueltos en mortajas blancas, mientras una multitud se reunía para rezar por los muertos, que se creen fueron asesinados a última hora del domingo.

Una revuelta popular contra las cuatro décadas de gobierno de la familia Assad estalló hace un año y se ha vuelto cada vez más sangrienta.

La ONU estima que han muerto más de 7,500 civiles en la ofensiva del Gobierno, que, por su parte, afirma que militantes extranjeros están detrás de la revuelta y son responsables por el fallecimiento de más de 2,500 miembros de las fuerzas de seguridad.

El jefe de Naciones Unidas instó al presidente Bashar al-Assad a responder en los próximos días y calificó a las operaciones militares contra la revuelta como "vergonzosas".

"El Gobierno sirio ha fracasado en cumplir sus responsabilidades para proteger a su propio pueblo y en cambio sometió a sus ciudadanos en varias ciudades a un ataque militar y al uso desproporcionado de la fuerza", dijo el secretario general Ban Ki-moon. "Estas vergonzosas operaciones continúan", añadió.

MATANZAS

Las restricciones del Gobierno sirio hacen muy difícil la verificación de los reportes de las autoridades y sus oponentes.

Un trabajador médico en Homs, que realiza sus tareas en el barrio rebelde de Khalidiya, dijo que muchas de las víctimas fueron apuñaladas con cuchillos y parecía que algunas mujeres fueron violadas.

"Recibimos los cuerpos en dos tandas (...) Intentamos ir a ver si había sobrevivientes pero estaban todos muertos", dijo el trabajador médico, quien dijo llamarse Yazan.

Vi dos mujeres que fueron violadas, una tenía unos 12 o 13 años. Estaba cubierta de sangre y sin ropa interior. Una de las mujeres había sido estrangulada, tenía moretones en su cuello. Algunos de los cuerpos que vi, en particular los niños, estaban degollados", añadió.

El Gobierno y la oposición se culparon mutuamente por las matanzas en Homs, donde las fuerzas sirias recuperaron el 1 de marzo un distrito en manos rebeldes luego de un asedio de 26 días.

Investigadores de Naciones Unidas dijeron el lunes que Siria había sometido a civiles a un "castigo colectivo" y que sus fuerzas están acusadas de llevar a cabo ejecuciones y arrestos masivos en Baba Amro.

Los Comités de Coordinación Local de Siria, una red de activistas opositores dijeron que al menos 45 mujeres y niños fueron apuñalados y quemados en el distrito de Karm al-Zeitoun en Homs, y que siete personas fueron asesinadas en el distrito de Jobar, adyacente al ex bastión rebelde de Baba Amro.

Activistas contactados en Homs acusaron a milicianos alauíes leales a Assad, llamados "shabbiha", de llevar adelante las matanzas protegidos por las fuerzas militares sirias.

CINISMO

En una reunión especial del Consejo de Seguridad de la ONU sobre las revueltas árabes, la secretaria de Estado estadounidense, Hillary Clinton, denunció el "cinismo" de Assad.

Qué muestra de cinismo: mientras Assad estaba recibiendo al (ex) secretario general Kofi Annan, el Ejército sirio llevaba a cabo nuevos ataques contra Idlib y continuaba su agresión en Hama, Homs y Rastan", dijo al Consejo de Seguridad.

Annan, quien mantuvo reuniones con líderes qataríes antes de visitar Turquía, dijo que intentaba lograr una solución lo más rápido posible y suministrar ayuda a civiles en las áreas más afectadas por los enfrentamientos entre las fuerzas leales de Assad y los rebeldes.

"No va a ser fácil", afirmó. "Va a llevar tiempo, esperemos que no mucho porque no podemos darnos el lujo de demorar esto. Y tampoco se va a solucionar hoy", añadió.

Rusia y China han bloqueado los intentos de aprobar una resolución del Consejo de Seguridad condenando a Damasco por sus intentos de aplastar la rebelión. Ambos países quieren que se le pida a los dos bandos que pongan fin a la violencia.

Arabia Saudita y Qatar, con gran influencia en la posición más dura de la Liga Arabe, han pedido que se arme a los rebeldes.

Según la oposición siria, algunos gobiernos extranjeros están ayudando a armar al Ejército de Siria Libre.

El portavoz del Consejo Nacional Sirio, George Sabra, dijo en una conferencia en Estambul que la oposición estableció una oficina de coordinación para enviar armas a los soldados rebeldes, con la ayuda de gobiernos extranjeros.

Declinó detallar dónde está localizada la oficina o quiénes están involucrados.

Clinton rechazó los esfuerzos de Moscú y Pekín para que se responsabilice de la violencia tanto al Gobierno sirio como a los rebeldes.

"Rechazamos cualquier equivalencia entre asesinatos premeditados por los militares del Gobierno y las acciones de civiles sitiados obligados a defenderse", afirmó.

"Primero, el Gobierno de Assad tiene que poner fin a la violencia. Cuando el Gobierno sirio haya actuado, entonces podemos esperar que los otros también terminen con la violencia. Pero no puede existir la expectativa de que civiles indefensos ante ataques de artillería dejen de defenderse antes de que haya un compromiso por parte de Assad de hacer lo mismo", añadió.

En una reunión entre Clinton y el ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Sergei Lavrov, éste dijo que no tenía sentido hablar de quién comenzó los enfrentamientos y que el Consejo de Seguridad debería presionar por un "fin inmediato de la violencia" en los dos bandos.

Estados Unidos tiene el borrador de una nueva resolución, pero duda, al igual que Francia, que la misma sea aceptada.

China se mostró optimista, pero no dio detalles.

China y Rusia, al igual que las naciones árabes y occidentales, respaldaron la misión de paz de Annan, pero no hubo acuerdo entre Assad, quien está aniquilando a la disidencia, y sus oponentes, que están decididos a derrocarlo.

"La situación es tan mala y tan peligrosa que ninguno de nosotros podemos permitirnos fracasar", dijo Annan en Damasco el domingo.

Conflictos en Siria