Washington. Los senadores demócratas amenazaron el jueves con bloquear la acción sobre un proyecto de ley destinado a financiar al Departamento de Seguridad Nacional hasta que los republicanos descarten cláusulas aprobadas por la Cámara de Representantes que revierten políticas cruciales del presidente Barack Obama sobre inmigración.

Si el Congreso no actúa a más tardar el 27 de febrero, el departamento perderá una porción de sus fondos para combatir el terrorismo y otras actividades, algo que ambos partidos dicen quieren evitar.

Los republicanos han prometido desde fines del año pasado que utilizarían la medida de financiamiento para revertir los cambios recientes del presidente a las políticas de inmigración, y la Cámara Baja aprobó una iniciativa de ley que pasará al pleno del Senado en los próximos días.

Pero el senador demócrata Charles Schumer, de Nueva York, dijo que sus compañeros de partido no están dispuestos a que avance, y criticó a los republicanos en términos inusualmente fuertes.

A ellos parece desagradarles la idea de apoyar a la seguridad nacional. Les desagradan más los dreamers que lo que les desagrada el ISIS , enfatizó.

El término dreamers se aplica a inmigrantes jóvenes traídos sin autorización a Estados Unidos por sus padres cuando eran niños. ISIS se refiere a los milicianos del grupo Estado Islámico que se han apoderado de un vasto territorio en Siria e Irak.

Schumer explicó que la base demócrata está unida en apoyo de la estrategia para evitar una acción sobre la medida aprobada en la Cámara de Representantes hasta que los republicanos retiren las cláusulas sobre inmigración.

El proyecto de ley autorizado por la Cámara Baja proporciona fondos por 39.700 millones de dólares al Departamento de Seguridad Nacional durante el resto del año presupuestal para ser utilizados en el combate al terrorismo, la seguridad cibernética y otras prioridades, en momentos en que los ataques en París y otras partes están frescos en la mente del público.

Según fue aprobada por la Cámara de Representantes, la legislación también revertiría la decisión de Obama de detener temporalmente las deportaciones y otorgar permiso de trabajo a aproximadamente 4 millones de inmigrantes que están en el país sin autorización, en su mayoría personas que tienen hijos que son ciudadanos estadounidenses o residentes legales permanentes.

La iniciativa además eliminaría una orden ejecutiva del 2012 que ha otorgado permisos de trabajo y protección contra deportación a más de 600.000 inmigrantes que llegaron sin permiso a Estados Unidos siendo menores de 16 años.

Obama ha amenazado con vetar el proyecto de ley aprobado por la Cámara Baja.