El presidente de la Reserva Federal (Fed) de Mineápolis, Neel Kashkari, comentó que quiere mantener la tasa de interés de referencia a corto plazo del banco central de Estados Unidos (EU) cerca de cero al menos hasta finales del 2023, para permitir que el mercado laboral retome la fortaleza que tenía antes de la pandemia.

“La gran mayoría de los estadounidenses quieren trabajar, y no estoy preparado para dejarlos a un lado, y quiero darles la oportunidad de trabajar”, señaló Kashkari a Reuters en sus primeros comentarios públicos desde el final de la reunión de política monetaria de la Fed de la semana pasada. “Mientras las expectativas de inflación permanezcan ancladas... seamos pacientes y realmente logremos el máximo empleo", agregó.

Los comentarios de Kashkari muestran que forma parte de una minoría en una Fed cada vez más agresiva, que el miércoles pasado concluyó una reunión de dos días con un resultado inesperado: con la inflación en aumento, la mayoría de las autoridades de la Fed ahora ven un proceso para iniciar el alza de tasas de interés más rápido.

Hace tres meses, la mayoría de las autoridades estaba a favor de que no se modificara el nivel actual del costo del endeudamiento. El miércoles de la semana pasada, el resumen trimestral de proyecciones económicas del banco central (SEP,  por su sigla en inglés) mostró que 11 de los 18 funcionarios de la Fed señalaron al menos dos aumentos de tasas de un cuarto de punto porcentual para fines del 2023.

Todavía no tengo alzas en el horizonte de pronóstico de la SEP porque creo que realmente nos tomará tiempo lograr el máximo empleo, y creo que estas lecturas de inflación más altas serán transitorias”, dijo Kashkari en una entrevista con Reuters.

En la entrevista, Kashkari afirmó que cree que el alza en los precios está siendo impulsada por la reapertura de la economía y que disminuirán a medida que cedan las restricciones de oferta.

Con el empleo todavía por debajo de su nivel prepandémico en al menos 7 millones de puestos de trabajo, Kashkari dijo que “el mercado laboral todavía está en un hoyo profundo”, agregando que cree que el pleno empleo significa un retorno al menos a la fortaleza del mercado laboral de antes de la pandemia, si no incluso más allá.

Sin embargo, Kashkari mostró poca incomodidad con la decisión de la Fed de abrir una discusión sobre cuándo y cómo reducir sus compras mensuales por 120,000 millones de dólares de bonos del Tesoro y valores respaldados por hipotecas, el primer paso en alejarse del apoyo extraordinario para la economía.