Montevideo. El secretario general de la Organización de los Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, volverá a pisar Uruguay por primera vez desde el 2015, para participar de la ceremonia de asunción de Luis Lacalle Pou.

El arribo ocurrirá a 20 días de que en Washington los 35 países integrantes del organismo definan su futuro en una elección que dista mucho de la que ocurrió hace cinco años, cuando bajo el impulso de José Mujica, y con el beneplácito de Estados Unidos y Venezuela, Almagro logró una apabullante victoria.

Cinco años después, el panorama se anuncia un tanto más competitivo para este diplomático amante de la poesía, aunque en su entorno aseguran que cuenta con más de los 18 votos necesarios para vencer a sus dos contrincantes, la ecuatoriana María Fernanda Espinosa y el peruano Hugo de Zela.

Diplomáticos de la región consultados por El Observador coincidieron en que Almagro era favorito, pero advirtieron que será clave determinar si los países de la Comunidad del Caribe (Caricom) votaban juntos, como es habitual, o si se dividían, lo que multiplicaba las chances del uruguayo.

La Caricom está compuesta por 15 países, por lo que tener su apoyo siempre es clave para cualquiera que se quiera postular. Desde el entorno de Almagro aseguraron que no había consenso entre los países caribeños y que las diferencias se habían explicitado en una reunión la semana pasada ocurrida en Antigua y Barbuda. Las fuentes relataron que resulta clave el poder que Estados Unidos ejerce sobre ellos.

Uruguay explicitó su apoyo a Almagro en enero a través de un tuit de Ernesto Talvi, el canciller designado por Lacalle Pou. “Rearma nuestro compromiso con el sistema interamericano de relaciones, con los valores democráticos y con los derechos humanos”, escribió.

El diplomático también tiene el respaldo público de Colombia (su impulsor), Estados Unidos, Brasil, Costa Rica, Ecuador, Haití, Bolivia y Venezuela (representante designado por Guaidó).

De acuerdo con las consultas realizadas por El Observador, Chile, El Salvador, Guatemala, Honduras, Jamaica, Panamá, Paraguay y República Dominicana se inclinan a apoyarlo.

Almagro ha contado con el apoyo de EU durante la campaña. Mike Pompeo ha recorrido la región pidiendo el voto a favor del uruguayo.

México, con Hugo de Zela

De Zela, por su parte, es un prestigioso diplomático con 42 años de carrera, que en abril del 2019 fue nombrado embajador de Perú en Estados Unidos. Fue vicecanciller del gobierno de Martín Vizcarra, ha sido uno de los principales impulsores del Grupo de Lima y ya fue jefe de gabinete de la Secretaría General de la OEA en dos ocasiones.

Fuentes de la cancillería mexicana dijeron a El Observador que el gobierno de Andrés Manuel López Obrador se inclina a apoyar al diplomático peruano, al igual que Canadá y Perú.

En tanto, Espinosa, quien fuera canciller de Rafael Correa, tiene dos apoyos públicos: Antigua y Barbuda y San Vicente y las Granadinas, los países que la promovieron. También cuenta con la simpatía de Argentina y buena parte de la comunidad del Caribe.

Datos de contexto

• El 20 de marzo serán las elecciones para elegir al secretario general de la OEA.

• El vencedor deberá obtener al menos 18 de los 34 votos de los países miembro.

• Luis Almagro ha polarizado a la OEA, debido a su postura contra Venezuela.