Teherán. El presidente iraní, Mahmoud Ahmadinejad, reiteró ayer su deseo de entablar conversaciones directas con Estados Unidos, con la condición de que el Occidente deje de presionar a su país.

Quiten sus armas fuera de la faz de la nación iraní y yo directamente negociaré con ustedes , expuso en un acto al que asistieron decenas de miles de iraníes en la Plaza Azadi en Teherán.

Una nueva ronda de negociaciones acerca del programa nuclear iraní, que involucra a Irán, Estados Unidos, Gran Bretaña, China, Francia, Rusia y Alemania, está programada para el 26 de febrero en Almaty, Kazajstán.

La semana pasada, el líder supremo de Irán, el ayatolá Ali Khamenei, afirmó que las conversaciones entre Irán y Estados Unidos no resolverían el conflicto.

Pero Ahmadinejad se centró en las conversaciones directas durante su discurso anual para conmemorar la revolución iraní de 1979. Actualmente, enfrenta una serie de desafíos por parte de sus opositores internos y las presiones internacionales, que han dado lugar a fuertes sanciones económicas por el programa nuclear del país.

La semana pasada, Ahmadinejad luchó públicamente con su principal rival político, vio a uno de los miembros de su gabinete ser sometido a un juicio político, a otro de sus aliados ser encarcelado y se convirtió en el primer Presidente de Irán en tres décadas en visitar Egipto, un antiguo adversario por el liderazgo en la región.