Los abogados del presidente Donald Trump proporcionaron documentos al fiscal especial sobre la trama rusa, Robert Mueller, con el objetivo de evitar que sea entrevistado personalmente en el marco de la investigación, de acuerdo con dos personas familiarizadas con la situación.

Los abogados han manifestado su preocupación sobre que el presidente, quien tiene una inclinación por hacer afirmaciones erróneas, pueda estar vulnerable durante una posible entrevista con duración de una hora.

La decisión de compartir materiales con el equipo de Mueller es parte del esfuerzo de los abogados de Trump para minimizar su exposición al abogado especial, a quien el presidente atacó recientemente a través de Twitter.

Los documentos corresponden a descripciones escritas que relatan momentos clave bajo investigación, con la esperanza de reducir las posibilidades de que el presidente tenga que hacer frente al interrogatorio.

Como parte de su investigación sobre la interferencia rusa en las elecciones del 2016, Mueller está investigando si la campaña de Trump se coordinó con Rusia y si el presidente obstruyó a la Justicia al tratar de bloquear la investigación.

Concretamente, su equipo se centra en los despidos por parte de Trump de su asesor de seguridad nacional Michael Flynn, vinculado de forma probada con los rusos, y del exdirector del FBI James Comey.

Nuevo miembro

Trump sacudió a su equipo legal incorporando a Joe DiGenova, un exfiscal combativo que ha argumentado públicamente que el Departamento de Justicia y el FBI, y por extensión el fiscal especial Mueller, están tratando de adjudicarle a Trump un crimen que no cometió con el fin último de sacarlo del poder.

La contratación sorprendió a muchos de sus asesores y generó temores de que Trump se esté preparando para cambios mayores en su equipo legal, conformado por media docena de abogados.

Trump continúa quejándose de que sus abogados no lo están protegiendo y que el vicefiscal general, Rod J. Rosenstein, quien supervisa la investigación, esté dispuesto a hacer “travesuras”, dijo una persona cercana al presidente que habló bajo la condición de anonimato.