Desde su derrota en las elecciones del 2016, ha habido especulaciones sobre Hillary Clinton y lo que se propuso hacer después de perder una segunda carrera por la presidencia de Estados Unidos.

El viernes pasado, Clinton indicó que su trabajo soñado, al menos en el sector privado, sería dirigir una empresa de alto perfil: Facebook.

Hablando en la Universidad de Harvard antes de recibir un premio el viernes, la moderadora Maura Healey, una colega demócrata y fiscal general de Massachusetts, le formuló una hipotética pregunta: si Clinton pudiera ser el CEO de cualquier empresa en este momento, ¿qué empresa elegiría?

"Facebook", dijo Clinton sin dudar, mientras ella y Healey se detenían a reír con la audiencia.

Clinton dijo que querría estar a cargo del gigante de las redes sociales debido al inmenso poder que tiene sobre el flujo de información del mundo.

"Es la plataforma de noticias más grande del mundo", dijo. "Podemos escuchar a escritores experimentados brillantes como David Ignatius y tratar de estar al día con las noticias, pero la mayoría de la gente en nuestro país recibe sus noticias, sean o no verdaderas de Facebook".

Desde las elecciones del 2016, Facebook, así como otras compañías tecnológicas como Google y Twitter, han sido objeto de intensas críticas por el papel que desempeñaron en la difusión de información falsa y propaganda estatal rusa durante las elecciones de 2016, lo que suscita dudas sobre la publicidad política sin control en esas plataformas.

Y a diferencia de Google y Twitter, Facebook ha sido señalado por preocupaciones relacionadas con la privacidad después de la revelación de que una firma de análisis de datos contratada por la campaña de Trump obtuvo indebidamente la información personal de millones de usuarios de Facebook. La empresa ha anunciado cambios en sus políticas de privacidad destinados a erradicar información falsa, proporcionar más transparencia sobre los anuncios políticos y restringir los controles de privacidad.

Clinton se refirió a algunos de estos temas como las "consecuencias inesperadas de su modelo de negocios".

"Y, por mi parte, espero que lo hagan bien porque para nuestra democracia es fundamental que la gente obtenga información precisa sobre la cual tomar decisiones", dijo.

La conversación de aproximadamente media hora de Clinton con Healey tocó temas como su infancia, un tema recurrente, los desafíos que enfrenta el país, su optimismo sobre el futuro y su tiempo en el Departamento de Estado. Clinton dijo que creció obteniendo su información de la revista Life.

abr