La secretaria del trabajo y Previsión Social, Luisa María Alcalde, se reunió con diputados de Morena, en el marco de su reunión plenaria, para analizar los objetivos y alcances de la reforma laboral que se pretende que se discuta durante el segundo periodo ordinario de sesiones que inicia hoy viernes.

Entre lo que destacó la secretaria en su presentación está la creación del Centro Federal de Conciliación y Registro Laboral el cual, aseveró, “tendrá completa autonomía de decisión y gestión y se regirá por los principios de certeza, independencia, legalidad, imparcialidad, confiabilidad, eficacia, objetividad, profesionalismo, transparencia y publicidad”.

Dicho órgano, se precisó en la presentación de los puntos nodales, estará a cargo del registro de sindicatos, contratos colectivos, reglamentos internos de trabajo, de los cuales verificará que se cumplan a cabalidad.

Además de que se encargará de conciliar los conflictos obrero-patronales, garantizará la publicidad de los registros, de los contratos colectivos entre otros expedientes sindicales que se encuentren entre sus archivos.

En referencia a los sindicatos, Alcalde expuso que la reforma reconoce en todo momento la libertad de todo trabajador para la libre asociación sindical, requisitos que, recordó, están expuestos en el Anexo 23-A del T-MEC.

En este mismo rubro, añadió que la reforma estipula que para la elección de las dirigencias sindicales se deberá respetar en todo momento el ejercicio del voto personal de cada trabajador bajo los criterios de ser libre y secreto y de igualdad de género y que ninguna directiva sindical podrá tener el carácter de indefinida.

En tanto que en materia de rendición de cuentas sobre los sindicatos, la titular de la Secretaría del Trabajo indicó que la reforma también considera la transparencia en lo que se refiere a las cuotas sindicales y el ejercicio de las mismas, las cuales deberán ser públicas en los sitios de internet de los sindicatos.

Por otra parte, sobre los contratos colectivos que hay en diversos sectores laborales, puntualizó Alcalde en su exposición, se busca que todos sean revisados en un periodo máximo de cuatro años después de que se apruebe la reforma laboral.

Por último, Alcalde precisó que la reforma también estima cuestiones de paridad de género como que las trabajadoras que sean víctimas de discriminación por embarazo quedan exentas de la etapa de conciliación con el empleador. Así como que las dirigencias sindicales deberán estar conformadas de manera proporcional entre hombres y mujeres.

[email protected]