Las nuevas tecnologías llegaron para facilitar procesos cotidianos no solamente en cuestiones de seguridad o finanzas, sino también en las actividades del hogar.

Estos avances los podemos ver día a día dentro de nuestras casas, gracias al desarrollo de aplicaciones que nos permiten controlar diversas funciones a través de un dispositivo y facilitar muchas mucha de las tareas cotidianas.

¿Se imagina poder monitorear su consumo de gas e incluso, en caso de que se acabe, hacer el pedido del mismo con un solo clic, además de verificar si le dan litros por litro? Esto ya es posible.

En el mercado existen varias aplicaciones que le auxilian para vigilar cuánto gasta, así como pedir a un proveedor que le surta este tipo de servicio.

De acuerdo con el estudio “Diagnóstico de equipos de gas LP”, realizado de manera conjunta entre el Instituto Mexicano del Petróleo y la Secretaría de Medio Ambiente de la Ciudad de México, 2.1 millones de viviendas usan gas LP en la zona metropolitana, de las cuales 708,000 corresponden a tanques estacionarios.

Dos de las apps enfocadas en revisar los niveles en su tanque son Gaszen y El Gaaas, las cuales sólo aplican para tanques estacionarios.

Cada una, a través de medidores inalámbricos instalados en el tanque, le avisan al usuario la cantidad de gas que contiene y cuando está por terminarse, para que el usuario pida a la distribuidora de gas el suministro de este combustible.

En ambos casos, el usuario debe conectar un medidor a su tanque estacionario y posteriormente descargar una aplicación para revisar el monitoreo y suministro del consumo de su gas.

Jennifer Reyna, directora general de Gaszen, explicó que este tipo de aplicaciones busca que el usuario cuente con una herramienta para verificar el suministro de este combustible, además de que se cerciore de que le venden litros con la cantidad exacta.

“Descubrimos que uno de los problemas que más afecta a los usuarios era saber cuándo se iban a quedar sin gas y si efectivamente las empresas les cargan los litros que les cobran. Lo que hicimos es darle una herramienta a las personas para que puedan tener transparencia y tranquilidad en sus consumos de gas LP”, señaló.

En ambos casos, lo que el usuario debe hacer es instalar el medidor en su tanque estacionario y posteriormente bajar una aplicación que, conectada con el medidor, le avisa al usuario acerca de su consumo.

En el caso de Gaszen, la inversión por el medidor es de 2,300 pesos; mientras que con El Gaaas es de 1,499.

Las aplicaciones cuentan con sistemas de alertas programadas por el usuario para que le avise antes de que se vacíe su tanque y, en caso de que esto suceda, pedir a una empresa gasera que les recargue.

La directora de Gaszen dijo que las alertas pueden ser personalizadas y que sea el usuario quien determine la cantidad límite para avisarle cuando está por quedarse sin gas.

“El usuario decide en qué nivel quiere que le notifiquen sobre su reserva límite del combustible, si es en 30, 20 o 15%, para que esté enterado y sepa cuándo cargar gas”, indicó.

Destacó que estas notificaciones también sirven para avisar sobre un comportamiento atípico en el consumo del gas como una posible fuga.

Si el gas se acaba, a través de su celular puede solicitar a su proveedor para el suministro del mismo, pero para cada aplicación el proceso es diferente. En el caso de El Gaaas,el usuario puede seleccionar el proveedor de su preferencia, la opción de pesos o litros para poder calcular la recarga y posteriormente elige su forma pago a través de tarjeta de crédito o débito.

Mientras que con Gaszen, Jennifer Reyna enfatizó que, por el momento, este servicio es válido para la Ciudad de México, Guadalajara y Guanajuato, en donde únicamente se acepta efectivo.

También incluye a los tanques portátiles

A diferencia de las anteriores y aunque está limitada a sólo hacer su pedido a domicilio, otra alternativa es la que ofrece la empresa Gaslink con la aplicación del mismo nombre. Está disponible para la Ciudad de México y la zona metropolitana.

Este servicio no sólo se limita a ayudar a surtir tanques estacionarios, también incluye los portátiles con capacidad de 20 y 30 kilos, mejor conocidos como cilindros, así como solicitar el llenado de los mismos.

Para hacer su pedido, lo único que tiene que hacer el cliente es ingresar su ubicación y saber qué distribuidores se encuentran cerca de su casa. Una vez hecho esto, elige el producto, si es tanque estacionario y portátil, así como la forma de pago que va desde pagar en efectivo, tarjeta de crédito o Paypal.

Al finalizar la compra, el pedido puede tardar aproximadamente 25 minutos en llegar, según información publicada en la página de la empresa.

Revise que no le den menos

Con la finalidad de que los consumidores comparen precios y evaluaciones de los distintos distribuidores que existen, la Comisión Reguladora de Energía desarrolló la aplicación AmiGasLP, la cual permite al usuario encontrar los distribuidores de gas, verificar si cuentan con los permisos correspondientes y checar costos.

Con esta app, realice búsquedas por localidad, obtenga los números de contacto de proveedores para pedidos, la visualización de los distribuidores que realizan ventas mediante auto-tanque e información sobre las capacidades de los cilindros.