Hay personas que no se limitan cuando de viajar se trata: un buen hotel, comida, los recuerditos , una estancia única, pero... ¿la cartera está preparada para pagar estos gustos?

Existen varias formas de financiar las vacaciones, planeadas o de última hora. Las más comunes son el ahorro y el financiamiento. La primera implica un plan de gastos sobre los días que se estará fuera, las personas que acompañan, si se viaja en auto u otro medio de transporte, pero lo primordial es proponerse una meta de ahorro que puede ir de seis meses a un año.

La segunda opción es más complicada, pues si no se tiene la disciplina financiera, puede ocasionar dolores de cabeza al momento de pagar.

La Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) sugiere analizar qué tanto se comprometen los ingresos al tomar la opción y recomienda no endeudarse más de lo que el salario permita pagar de una manera holgada.

ELEGIR EL FINANCIAMIENTO

Una forma rápida y tentadora son los créditos de nómina. Vas al cajero automático y de repente te enteras que tienes aprobado un crédito hasta por 50,000 pesos. No requieres garantías ni aval, tu salario respalda el préstamo; dispones del dinero en 72 horas y los pagos se descuentan de forma automática de tu salario por el tiempo contratado.

Con el fin de semana de semana largo y la Semana Santa en puerta, el financiamiento resulta seductor. Pero antes de aceptar considera si los pagos quincenales no crearán un desbalance en tus finanzas y si podrás cumplir con tus compromisos a tiempo.

Si has decidido optar por el financiamiento, la Condusef recomienda acudir a la sucursal bancaria para solicitar el contrato del préstamo y la tabla de amortización en el que aparece el número de pagos, los intereses y el lapso en el que se pagará.

Además, insta a comparar el Costo Anual Total (CAT) y las condiciones de pago. Una modalidad que ofrecen los bancos es el crédito revolvente, en el que el banco te autoriza determinada cantidad y tú vas tomando lo que necesitas. Los intereses se calculan sobre el monto que adeudes y no sobre la cantidad total que tienes a tu disposición.

Préstamo completo Solicitar lo que necesitas
  $100,000 $20,000
Plazo 36 meses 36 meses
Pago total $156,099.12 $31,219.84
Quincena promedio $2,165.04 $433.61
Mensualidad promedio $4,336 $867

En un rápido ejemplo, si tu salario ronda los 10,000 pesos, pagas renta y tienes otros gastos programados, tomar un crédito completo puede comprometer tus finanzas, al grado de no poder pagar más y eso puedo afectar tu buen historial crediticio.

Así que disfrutar tus vacaciones en algún lugar envidiable implica también tener certeza sobre tus finanzas, no comprometer tus ingresos y tener siempre el guardadito para las eventualidades.