Las deudas son la principal fuente de estrés financiero de la mayoría de las personas, y más en un momento tan complejo como el que actualmente se vive. En marzo pasado, la banca ofreció prórrogas para el pago de deudas, sin embargo, para muchas familias cada día que pasa es más complicado cubrir sus adeudos y ponerse al corriente con el pago de éstos.

En este tipo de situaciones, es posible solicitar un convenio con su banco para negociar el pago de sus deudas. Si piensa recurrir a esta opción, es necesario revisar y considerar las condiciones de pago que ofrecen las instituciones financieras al momento de renegociar, como el plazo o la tasa de interés.

La Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) señala que todos aquellos clientes que tengan una deuda con cualquier institución financiera pueden solicitar una consolidación, una reestructura o una quita, sin embargo, cada una ofrece condiciones de pago completamente diferentes.

Luis Rubén Chávez, director general de la plataforma de crowdfunding Yo Te Presto, indicó que durante los últimos meses, muchas personas han visto afectados sus ingresos, por ello, la pandemia los obligó a buscar alternativas para resolver sus problemas financieros, así como negociar el pago de sus deudas.

Ganar-ganar para ambas partes

A decir del experto, lo mejor es que el cliente se acerque con su institución financiera para negociar las condiciones para los pagos pendientes y que ambas partes salgan beneficiadas.

Chávez resaltó que los puntos clave en los cuales los usuarios se deben de fijar al momento de negociar su deuda son el plazo, la tasa de interés y el Costo Anual Total (CAT), los cuales deben ser mejores, de lo contrario, el adeudo se haría impagable.

“Muchos de los usuarios llegan con los bancos y les dicen que sí quieren pagar, pero buscan un plazo mayor o que les bajen la tasa de interés. La tasa de interés es más difícil de negociar por un tema de riesgo, pero el plazo puede ser mejor”, aseguró.

Otro tema al que se debe poner atención es que no se cobren comisiones adicionales por la reestructura del adeudo. Chávez indicó que, previo a la consolidación o reestructura, se debe preguntar si hay comisiones o costos por el traspaso, así como penalizaciones ya sea por pago anticipado, impago o incumplimiento de los montos.

En el tema de la reestructura, Chávez comentó que siempre se deben buscar los términos para la siguiente etapa de su crédito, que le den mejores condiciones de las que tenía antes, que busque un plazo cómodo con las mensualidades y que tenga la oportunidad de pagar las deudas sin una penalización o costo.

“Lo importante sería ir a buscar a los acreedores y decirles: ayúdenme a entender que mi situación sigue afectada, sí tengo la voluntad de pago pero no tengo la capacidad de hacerlo. Incluso nosotros vemos mucho mejor una reestructura de deuda que una quita”, insistió.

Negociar el plazo o la tasa de interés también tiene aspectos positivos porque mejorará su perfil crediticio en el Buró de Crédito.

En el caso de una consolidación de deuda, la Condusef recomienda contratar este esquema con la institución que ofrezca mejores condiciones, menos tasa de intereses o menor CAT, e incluso con la consolidación puede ahorrar comisiones anuales, para ello será importante que cancele las tarjetas que consolidó y que fueron liquidadas.

Recordó que no todos los bancos ofrecen estos programas, por ello será importante que se informe sobre cuáles sí y qué beneficios extras ofrecen.

Mientras que en el caso de una reestructuración, se puede llegar a un acuerdo en cuanto a la ampliación del plazo, una reducción de la tasa de interés o la aplicación de pagos fijos.

Esta también es una buena forma de negociar sus deudas con los bancos, además, la ventaja de elegir este esquema es que pueden mantener una buena calificación en el historial crediticio.

[email protected]