Ser conductor es una gran responsabilidad, no solamente por la parte de aprender a manejar sino que también debemos contar con los permisos correspondientes como conductores, además de tener un seguro de automóvil ante de cualquier percance que pueda suceder.

Cuando se realizan los trámites necesarios para estar en regla y poder manejar, una duda muy común suele ser la diferencia entre la licencia y el permiso de conducir. Aunque en teoría parecen sonar de forma similar, en realidad cada uno tiene un objetivo diferente.

Es importante saber la diferencia entre ambos documentos, no sólo para evitar problemas con la autoridad, sino también al momento de contratar un seguro para nuestro vehículo.

Para los jóvenes

Aunque ambos documentos sirven para validar que un conductor tiene las habilidades para manejar un vehículo, la realidad es que cada uno tiene distintos objetivos y precios, aunque la diferencia más notoria es la edad para solicitarlos.

El permiso de conducir está diseñado para jóvenes de 15 a 17 años que comienzan a manejar y necesitan un documento que los acredite como conductores competentes detrás de un volante.

“Un joven que aprende a conducir debe de tener las mismas habilidades de una persona que tiene una licencia, porque debe conocer los reglamentos y cómo manejar bien un vehículo”, explicó Francisco Name Guzzy, vocero de la campaña Conducta Vial de Quálitas y piloto profesional de rally.

En cambio, la licencia de conducir es una identificación que se otorga solamente a las personas mayores de 18 años y que operan diferentes tipos de vehículos, explicó Pilar García, chief marketing officer de Rastreator.mx.

Agregó que los tipos de licencia se dividen en varias categorías que van desde la A a la F, las cuales tienen diferentes funciones y todas deben renovarse cada tres años.

“Hay que recordar que existen diferentes tipos de licencia, que van desde la A a la F, es muy importante saber, si se va a conducir un vehículo, la licencia correspondiente a tramitar, aunque la común y que todos usan es la tipo A, indicó Name.

¿Cómo tramitarlos?

Incluso también existen diferencias al momento de tramitarlos.

En el caso del permiso de conducir, el joven debe presentar una carta aprobatoria de un curso de manejo emitido por una escuela certificada por la Secretaría de Movilidad de la Cuidad de México.

Además de que debe estar acompañado por sus padres o tutores, llevar su comprobante de domicilio e identificación oficial. El permiso tiene una vigencia de seis meses y un costo de 430 pesos.

“Los padres o tutores firman como responsables del menor y tienen que estar presentes en el momento de la firma de la autorización del permiso de conducir”,  explicó Name.

Una vez que el joven ya alcanza la mayoría de edad, ya puede solicitar su licencia de conducir.

“Un chico de 15 o 16 años no puede acceder a una licencia de conducir hasta que no cumpla 18 años. Cuando llegan a la mayoría de edad deben de cambiar este documento por su licencia”, enfatizó Pilar García.

En el caso de la licencia de conducir, el solicitante debe presentar una identificación oficial, un comprobante de domicilio y el comprobante de pago de derechos, el cual puede obtener a través de la página de la Secretaría de Finanzas capitalina.

Una vez hecho el pago y con los documentos, original y copia, puede acudir al módulo de licencias y control vehicular más cercano a realizar su trámite.

Respecto a la diferencia entre ambas identificaciones, el vocero de la campaña de Quálitas explicó que es exactamente lo mismo ya que ambos documentos están basados en el reglamento de tránsito local, así como por las mismas obligaciones y responsabilidades como ciudadanos y como conductores.

Afecta al contratar un seguro

La diferencia entre la licencia y el permiso sí marca una notoria diferencia antes de contratar un seguro de automóvil o incluso si ya se tiene uno y surge un percance.

Francisco Name explicó que hay aseguradoras que cuando un joven con permiso de conducir no está dentro de la póliza o no se le avisa que va a conducir el vehículo asegurado, no lo cubren.

“Hay aseguradores que mientras cuenten con su permiso o licencia de conducir y estén vigentes están cubiertos. Se debe de recordar que cada aseguradora tiene sus políticas”, dijo.

Destacó que antes de contratar un producto de este tipo, se debe verificar si también cubren al menor que cuenta con un permiso de conducir.

La chief marketing officer de Rastreator enfatizó que dependerá de cada aseguradora si incluye al menor o no, ya que existen compañías que solamente aseguran el riesgo y el coche, sin importar quién lo iba conduciendo.