Los mexicanos no invierten, y no es un secreto. De acuerdo con la Encuesta Nacional de Inclusión Financiera (ENIF) 2015, sólo 1.2% de la población invierte, y según varios especialistas y estudios, en el país se opta mucho por el corto plazo; es decir, ahorro o inversión que, a lo mucho, se mantiene alrededor de un año.

Sin embargo, esto no está del todo mal. Según los gurús de las finanzas personales, ahorrar por el simple hecho de acumular dinero conlleva una pérdida, en este caso de poder adquisitivo, ya que si éste no genera rendimientos —aunque sean pocos, pero al menos más altos que la inflación— perderá valor en el tiempo.

Tomando en cuenta esto, los fondos de inversión son productos financieros con un amplio espectro funcional, debido a que son atractivos tanto para aquellos que buscan altos rendimientos como para quienes sólo buscan lo establecido líneas arriba: ahorrar, pero preservando nuestro poder adquisitivo.

¿QUÉ SON?

Los fondos son vehículos de inversión colectivos que le permiten a una persona acceder al mercado de capitales (ya sea de renta fija, como la deuda gubernamental o corporativa, o variable, como las acciones) de una forma eficiente, consideró Omar Morales, director de Fondos de Renta Variable de Principal.

“Es decir, si quisiera comprar las emisoras que componen el IPyC o cualquier índice, tendría que comprar el porcentaje de cada una de esas emisoras”, expresó.

Sin embargo, mediante los fondos de inversión se capitaliza el dinero mediante canastas de activos, por llamarlo de alguna manera, por lo que puede estar invirtiendo en varios productos a la vez.

Dicho esto, el directivo de Principal recordó que el mercado mexicano tiene mucha renta fija, que puede ir a corto (un año), mediano (tres a cinco años) y largo plazo (más de cinco años), o en acciones como los especializados en renta variable nacional y global.

“Los fondos conservadores o de corto plazo son para quienes no están tan familiarizados con las inversiones y no quieren condiciones de alta volatilidad, ya que su principal objetivo es preservar el valor de su dinero en el tiempo. El perfil moderado puede tener alguna experiencia en inversiones, y opta por el mediano plazo, donde puede haber diferentes condiciones de mercado. Su objetivo oscila entre la preservación y la apreciación de capital”, indicó Omar Morales.

En tanto, los fondos de mayor riesgo son para personas con experiencia en inversiones (que al menos han invertido en renta variable), y cuyo principal objetivo es la apreciación de capital.

¿CÓMO AYUDA EN EL CORTO PLAZO?

Centrándonos en la renta fija de corto plazo, en efecto: la oferta abunda. De acuerdo con el Simulador de Fondos de Inversión de Deuda, de la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros, hay al menos 90 fondos de inversión de deuda a corto plazo.

Los rendimientos a un año en estos fondos varían mucho, dado que, en un ejemplo de inversión de 10,000 pesos, productos como el fondo AFIRVISB1, de Afirme, obtuvo un rendimiento en los últimos 12 meses de 1.89% antes de comisiones e impuestos, mientras que el fondo HSBC-D2BNF, de HSBC, tuvo un alza de 6.44 por ciento.

Aquí radica la importancia de elegir el fondo adecuado, debido a que los fondos orientados a mayor plazo (más de cinco años) tuvieron rendimientos desde 0.36 hasta 5.54% antes de comisiones e impuestos, en gran parte debido a que contienen activos de mayor volatilidad, y al estar pensados en una inversión a un año, es probable que sufran minusvalías y no tengan tiempo para recuperarse.

“Hay que cumplir el plazo para cada fondo, porque luego las malas experiencias se dan porque no se alinean adecuadamente el objetivo de inversión y el horizonte de inversión”, agregó el directivo de Principal.

Por otra parte, el rubro de comisiones es importante, debido a que las casas de Bolsa cobran por administrar e invertir los recursos del usuario, y algo muy importante es que entre mayor labor requieran los fondos de una persona, más comisiones podrían cobrársele. Es común que las comisiones se cobren como monto fijo, o bien, como porcentaje por cada 1,000 pesos invertidos.

“Un fondo específico, sofisticado y con nivel de inversión más avanzado puede ser más caro porque puede necesitar una labor de gestión más fuerte, pero los fondos de renta fija de corto plazo no cobran mucho porque no necesariamente conllevan montos mayores”, explicó Omar Morales.

Ver Infografía