Junio es considerado el Mes del Orgullo para la comunidad LGBT+ y a pesar de las diversas actividades culturales y de entretenimiento que se realizan, es importante destacar otro factor de importancia para la comunidad que son las finanzas personales.

En este sentido, la Asociación Mexicana de Afores (Amafore) destaca que existen dos retos dentro de la comunidad para crear hábitos de ahorro.

“La comunidad LGBT enfrenta dos retos para generar ahorro. Primero, muchas empresas han enfocado en esta población fuertes estrategias comerciales que promueven el consumo de bienes personales de muy corto plazo (principalmente viajes, tecnología, vestido, calzado, etcétera), los cuales absorben un gran porcentaje de su ingreso. En segundo lugar, la discriminación y las posibilidades de recibir un trato desigual o incluso violento fomentan la adquisición de bienes y servicios que brindan seguridad y discreción, sin embargo, suelen ser más caros”, explicó.

Una de las consignas que la comunidad siempre ha manifestado es la igualdad de derechos y servicios, y aquellos relacionados con los financieros no son la excepción.

Sin embargo, es la comunidad trans la que enfrenta los mayores obstáculos a la hora de realizar la apertura de una cuenta bancaria e incluso problemas con el Servicio de Administración Tributaria (SAT).

Ante ello, el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred) aseguró que los problemas a los que se enfrentan las personas trans en México tienen que ver con la dificultad de acceder a servicios públicos, incluidos los relacionados con el SAT.

“Este tipo de anomalías son un problema recurrente de las personas trans en las instituciones públicas y privadas, ya que no se han creado mecanismos para que su identidad sea reconocida plenamente”, explicó el Conapred.

En este sentido, ¿cómo acceder a estos servicios sin problemas? El Consejo destacó que, en primer lugar, es importante dar aviso al Registro Civil acerca de tu cambio de identidad, dicha institución expedirá un acta de nacimiento que reconocerá tu nuevo género.

Posteriormente deberás acudir a las oficinas del SAT a dar de baja tu RFC anterior para así obtener uno con tu nueva identidad, esto es importante ya que, de no hacerlo el fisco considerará que el contribuyente tiene una doble identidad.

“Este trámite es importante porque el nuevo RFC le permite a las personas trans realizar varios trámites en el sistema financiero, que empiezan con la apertura de una cuenta bancaria, que es algo básico para cualquier persona”, agregó el Conapred.

Una historia de éxito

En el 2018, la Procuraduría de la Defensa del Contribuyente (Prodecon) logro que la autoridad fiscal reconociera el cambio de género de una contribuyente, quien acudió a la Procuraduría debido a que el fisco no quiso expedir su firma electrónica, ello a pesar de contar con su nuevo RFC.

En este sentido, la Prodecon actuó a favor de la contribuyente donde destacó que los derechos de la comunidad LGBT+ también deben ser reconocidos para efectos fiscales.

“Prodecon realizó gestiones con la autoridad fiscal involucrada, en donde hizo notar que el cambio de género se realizó conforme a la ley, por lo que debía ser considerado, sin reserva alguna, para efectos fiscales. El SAT reconoció tal situación y procedió a cancelar el RFC original, para expedir su nueva firma electrónica y el certificado de sello digital a la contribuyente”, explicó la Prodecon.

Combatir rezago

En la Ciudad de México, específicamente en la alcaldía Cuauhtémoc existe un programa que busca combatir la discriminación hacia la comunidad trans, se trata de un apoyo económico para la atención en materia de salud de las personas transgénero, transexuales, intersexuales y personas no binarias, donde de acuerdo con cifras de la propia alcaldía, en el 2020 fueron 225 personas de esta comunidad que obtuvieron un apoyo de 1,600 pesos mensuales.

Actualmente el programa sigue vigente, únicamente será necesario acudir a la Oficialía de Partes de la dirección general de Desarrollo y Bienestar de la alcaldía.

DINK, una ventana al ahorro

En el caso de las parejas homoparentales, la Amafore detalló que existe una mayor  oportunidad de ahorro para las personas que vivan bajo un esquema DINK (Double-Income No Kids), que son aquellas parejas que no tienen hijos y que a su vez comparten los ingresos, ya que no tienen que destinar recursos a la manutención de otras personas.

En el esquema Dink “deberás tener presente que tu futuro depende más que nunca de los esfuerzos de ahorro que realices en este momento. La contratación de seguros médicos y el incremento de las aportaciones voluntarias en su cuenta individual deben tener prioridad en tus asignaciones presupuestales”, aconsejó la asociación.

jose.ortiz@eleconomista.mx