Si usted quiere mejorar el monto de la pensión que recibirá cuando concluya su vida laboral, es importante que considere qué le conviene más, si aumentar número de semanas trabajadas o incrementar su ahorro voluntario. Para ello, es fundamental que primero conozca bajo qué régimen está cotizando a la seguridad social. Si empezó a cotizar ante el IMSS antes del 1 de julio de 1997 está en la Ley de 1973; si empezó a partir de esta fecha, usted cotiza con la Ley del Seguro Social de 1997.

“La recomendación para quienes cotizan en la Ley 73 es que tengan mayor número de semanas cotizadas y mayor salario promedio para el cálculo de la misma. También es importante el ahorro voluntario, pero como una forma complementaria no que forme parte de la misma”, expuso Gerardo Chavarría, gerente de metodología y asesoría comercial en afore Sura.

Actualmente, la Ley del 73 indica que, para solicitar una pensión se requieren al menos 500 semanas cotizadas y reconocidas ante el IMSS. Si solicita su pensión por cesantía debe tener al menos 60 años cumplidos o bien si solicita su pensión por vejez deberá tener 65 años.

Si una persona decide trabajar cinco años más después de cumplir 60 o 65 años, su pensión se puede incrementar entre 10 y 15% por año, de tal manera que, al aumentar el número de semanas laboradas, la pensión puede aumentar hasta 45%, dijo Gerardo López, abogado y experto en pensiones de la Universidad Panamericana.

“La ley no limita la edad de seguir trabajando, pero si una persona no encuentra trabajo a los 60 o 65 años para aumentar semanas cotizadas, lo que puede hacer es incorporarse a un régimen obligatorio que tiene el IMSS, donde el trabajador realiza aportaciones que equivalen a cada semana cotizada”.

Es importante mencionar que, adicional a la pensión que reciba el trabajador por parte del IMSS, también podrá retirar en una sola exhibición el ahorro que se generó en la subcuenta de retiro de la administradora de fondos para el retiro (afore).

Además, se le deberá entregar al trabajador el ahorro que haya generado en la subcuenta del SAR-92, que son recursos ahorrados entre 1992 y 1997; y también el ahorro que se generó en la subcuenta de vivienda.

Chavarría mencionó que para orientar en este tipo de situaciones a los trabajadores que están dentro del régimen del 73, Sura creó el portal Ruta de la Pensión, el cual explica en tres etapas cómo el trabajador debe realizar su trámite y si requiere asesoría personal se le dará de manera gratuita.

“Nosotros hacemos una radiografía de la situación laboral del trabajador para indicarle qué es lo que más le conviene para mejorar su pensión, se le hacen proyecciones de su pensión y a partir de ello se le dan alternativas”.

bajo qué régimen está cotizando
¿Cómo incrementar mi pensión según el régimen de cotización? 

Generación afore debe mirar hacia el ahorro voluntario

Para las personas que empezaron a cotizar a partir del 1 de julio de 1997, es decir, con el esquema de afores, lo que más les conviene es que aumenten su ahorro voluntario, pues con el ahorro obligatorio que hacen actualmente su pensión representará menos de 30% de su último salario.

“Si la persona llega a los 65 años puede seguir trabajando. El punto es que, aunque acumule más semanas de cotización, su pensión no aumenta mucho, es decir, si trabaja hasta los 68 años, su pensión podría subir entre 3 y 5%”, indicó López.

De acuerdo con datos de la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro (Consar), si un trabajador de 25 años que empieza a cotizar hoy, tiene un sueldo mensual de 10,515 pesos y planea retirarse a los 65 años, recibiría una pensión de 3,514 pesos.

Pero si realiza un ahorro voluntario mensual de 896 pesos, que representa 8.2% de su sueldo, su pensión puede subir a 6,309 pesos. Y si eleva su ahorro a 1,630 pesos mensuales, que representa 15.5% de salario, su pensión sería el 100% de su salario que son los 10,515 pesos.

elizabeth.albarran@eleconomista.mx