Aunque el Índice de Morosidad (Imor) de la cartera de crédito total se ubicó en 2% durante el 2018, aún se necesita impulsar el pago en ciertos productos financieros. Esto es tomando en cuenta que el atraso en tarjetas de crédito generó un Imor promedio de 5.8%, mencionó Juan Pablo Zorrilla, cofundador y CEO de Resuelve tu Deuda.

Lo anterior, dijo, con base en un informe de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores en el que también se destaca que las condiciones de esos créditos no sólo presentan problemas para que sus usuarios liquiden en los términos pactados, sino que también son un producto de gran penetración en nuestro país, pues actualmente hay alrededor de 26 millones de tarjetas en circulación.

“Durante mucho tiempo vivimos con la idea de que los mexicanos somos irresponsables financieramente, pero podemos demostrar lo contrario si contamos con las condiciones adecuadas. Por eso, entender el fenómeno del impago y facilitar opciones para que los tarjetahabientes cumplan sus compromisos es un asunto prioritario para nosotros”, expresó.

El titular de Resuelve tu Deuda enfatizó que las deudas afectan al individuo tanto en el ámbito económico como en el emocional, pues no sólo se modifica la disposición de su dinero, sino que la ansiedad de no poder pagar repercute en la manera de relacionarse con sus allegados.

Añadió que, según información de Resuelve tu Deuda, el mal uso de las tarjetas, la reducción de ingresos y la pérdida de empleo constituyen los principales motivos de impago en México. Además, tomando en cuenta que el monto promedio de las deudas se ubicó en 135,000 pesos en el 2018, una persona tendría que ahorrar 10 veces su salario íntegro para liquidar, sin tomar en cuenta lo acumulado por intereses y multas moratorias.

Bajo este contexto, Juan Pablo Zorrilla enlistó tres alternativas para enfrentar las deudas de manera exitosa.

La primera consiste en liquidar antes de caer en mora. En ésta tiene la oportunidad de acudir a su institución para solicitar una reestructura que reduzca las mensualidades aunque amplíe el plazo a liquidar.

En la segunda se soluciona su deuda incluso cuando ya haya dejado de pagar; para esto, Zorrilla aseguró que algunas personas buscan negociar directamente con sus acreedores para intentar reducir el monto de su adeudo y así liquidar. Otra alternativa es entrar al programa de una reparadora de crédito.

Finalmente, la tercera opción recae en reparar su historial crediticio, donde una vez solucionado el tema del impago, debe generar un plan de recuperación que le permita mejorarlo.

[email protected]