La reforma aprobada por el Senado de la República a la Ley Federal de Telecomunicaciones que prohíbe el cobro de servicio no solicitados en telefonía celular es peligrosamente engañosa para los usuarios.

En opinión de Irene Levy, presidenta de Observatel, asociación civil dedicada a monitorear el sector, la redacción prohíbe cobrar estos servicios pero no proveerlos, lo que puede generar eventualmente confusión entre los consumidores.

Eso viola los derechos de los usuarios que no quieren tener servicios no solicitados, aunque éstos sean gratis , opinó.

Levy explicó que, de quedar escrito como proponen los senadores, sería muy fácil confundir al usuario que recibe un servicio gratuito pero que implica el uso de otros servicios asociados como una descarga o una llamada que sí tiene costo.

Otro engaño en estos cambios, dijo, es el que se aplica en el artículo 44, el cual establece que la facturación detallada no generará cobro adicional.

Se indica que la generación de una factura no tiene costo pero, cuando el usuario pide que se la entreguen o la envíen, entonces sí hay un cobro y es ahí en donde está el truco , explicó.

El pasado 19 de abril, el Senado aprobó reformas a los artículos 60, 44 y 71 de la Ley Federal de Telecomunicaciones, las cuales serán enviadas a la Cámara de Diputados para su eventual aprobación.

Los cambios consideran la obligación de los operadores de incorporar a sus planes y tarifas la opción del cobro por segundo. Además se aprobó la sanción máxima de 100,000 salarios mínimos a los concesionarios que no cumplan con la obligación de no cobrar servicios no solicitados y con la facturación gratuita.