Adquirir algún producto o servicio con una tarjeta de crédito en un esquema a meses sin intereses otorga la oportunidad de realizar los pagos a plazos que van de los seis a los 18 meses sin que se cobre un interés.

No obstante, el abuso de las tarjetas aun en esta modalidad podría resultar contraproducente para el bolsillo de las familias, por lo que la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) emitió algunas recomendaciones con el fin de sacar el mejor provecho a estas oportunidades.

En su cuenta de Twitter, el órgano regulador sugirió que antes de comprar un producto, es mejor preguntarse si es algo indispensable o sólo llamó su atención los meses sin intereses.

Así como comparar precios en diversos comercios, para saber si realmente se pagará el mismo monto en un esquema de meses que si se adquiere de contado.

También es necesario dividir el importe de la compra entre el número de pagos a realizar para incluirlo en el presupuesto y considerar el resto de otros adeudos, con la finalidad de no exceder el capital disponible y no resulte difícil de pagar.

Asimismo, recomendó utilizar esta forma de pago para comprar bienes, cuya vida útil se prolongue más allá de la deuda, por ejemplo, un electrodoméstico, por lo que productos como ropa, zapatos, juguetes o regalos se deben evitar.

Además, es preciso cumplir con todos los pagos en el tiempo estipulado, pues de no ser así, esa cuenta se convierte en una deuda ordinaria, la cual comenzará a generar intereses, puntualizó.

Desconocimiento, motivo de endeudamiento

Por su parte, Kathy Quintero, vocera de Resuelve tu Deuda, reparadora de crédito, señaló que el desconocimiento sobre el uso de las tarjetas de crédito es uno de los principales motivos de endeudamiento entre las personas que llegan a la firma.

Asimismo, indicó que ocho de cada 10 clientes desconocen la manera correcta de calcular los intereses, de ahí que el sobreendeudamiento promedio en créditos al consumo sea de 140,000 pesos.

“No es de extrañarse que la gente tenga problemas con el uso de sus plásticos. Muchos olvidan que ese dinero no es una extensión de su salario y si no liquidan a tiempo sus deudas, los intereses se van acumulando hasta llegar a un punto insostenible”, consideró la experta en finanzas personales. (Con información de Notimex)