Para el 2019, el gobierno que encabeza Alejandro Tello Cristerna tendrá como prioridades financieras el incremento del gasto estratégico con optimización, disminución del operativo y aumento de la inversión.

Así lo afirmó Jorge Miranda Castro, secretario de Finanzas de Zacatecas, quien agregó que la austeridad, racionalidad y calidad del gasto llegaron para quedarse en el estado.

El funcionario explicó que en el anteproyecto de Presupuesto de Egresos del 2019 se planteará que los Poderes, órganos autónomos, dependencias y entidades de la administración pública identifiquen sus proyectos y programas multianuales.

Deberán tomar en cuenta —agregó— las disposiciones para cada capítulo del gasto, es decir, se trabajará sobre la base de un Presupuesto Basado en Resultados y un Sistema de Evaluación del Desempeño.

Asimismo, deberán hacer lo anterior en el ejercicio y control del gasto, de tal manera que lo programado y lo ejercido deberán tener congruencia; de lo contrario la secretaría ejercerá su facultad para realizar modificaciones y/o suspensiones al presupuesto.

El secretario anunció que en el contexto del Presupuesto Participativo incluido en el anteproyecto de Presupuesto 2019, la asignación presupuestal será equitativa, racional, eficaz y transparente.

Particularmente, porque se dará legitimidad al proceso de asignación de recursos y se otorgará a la ciudadanía la decisión sobre el destino del gasto, mientras que la asignación se realizará de conformidad con las prioridades de la población.

Destacó el esfuerzo de la actual administración, que permitió alcanzar los objetivos trazados y la estrategia presupuestal para reducir, entre otras cosas, el déficit financiero. En consecuencia, la deuda del estado asciende a 6,900 millones de pesos, con una perspectiva al cierre del 2019 de 6,500 millones.

Miranda Castro recordó las primeras medidas de control del gasto, operadas en octubre del 2016, basadas en la no creación de nuevas plazas laborales, la reducción de 5% en el gasto en servicios personales, reducción de 10% en tarifas de viáticos y la no adquisición de bienes inmuebles y/o arrendamientos.

Como parte de los esfuerzos alcanzados, el funcionario estatal se refirió al proceso de refinanciamiento de la deuda estatal, que permitió no sólo una mayor liquidez de los flujos de efectivo, sino una reducción del costo financiero de la deuda al optimizar las tasas de interés.