El presidente Enrique Peña Nieto firmó los últimos dos decretos de declaratoria de Zona Económica Especial (ZEE), correspondientes a Campeche y Tabasco; a la fecha ya operan las de Puerto Chiapas, Coatzacoalcos, Lázaro Cárdenas-La Unión, Progreso y Salina Cruz.

Con la entrada en operación de la sexta y séptima ZEE se beneficiarán 918,000 personas.

Desde el Puerto de Seybaplaya, Campeche, que en campaña se comprometió a modernizar y cuyas obras ya concluyeron, aprovechó para entregar de manera formal, el titular del Ejecutivo federal anunció apoyos a la actividad productiva por 50,000 millones de pesos para las empresas que inviertan en las siete ZEE del país.

“La banca de desarrollo, la banca del Estado está lista para que a través de la Ventanilla Única que se ha establecido tenga una bolsa de apoyo a todo el sector privado y a todas las empresas que decidan invertir en estas siete Zonas Económicas Especiales un paquete de financiamiento por 50,000 millones de pesos para apoyar la actividad productiva”, expuso.

En su alocución, explicó que la ZEE es una demarcación territorial en la que se define cuáles serán las actividades industriales a impulsar, a partir de su propia vocación productiva y a través, principalmente, de incentivos fiscales, entre otros, la condonación de 100% del Impuesto sobre la Renta durante los primeros 10 años, 50% de aportaciones patronales al IMSS y respaldo financiero.

“Y algo bien importante, los incentivos fiscales, un paquete de incentivos fiscales que, sin duda, son ambiciosos, prácticamente condonan el Impuesto sobre la Renta de los siguientes 10 años a las empresas que ahí se instalen. Es, quizá, el mayor componente que tiene este paquete de incentivos, la parte fiscal, y garantizará que lleguen empresas e inversiones que, de otra manera, difícilmente llegarían a estas entidades federativas, de no ser por los incentivos fiscales, y por la mano de obra, y por todo el paquete de apoyos que se están generando”, aclaró.

Con las ZEE se busca generación de empleos bien pagados, atracción de inversión nacional y extranjera, generación y fortalecimiento de cadenas de valor local, fomento a las exportaciones y aumentos en la productividad para mejorar el bienestar de la población en la región que se trate.

En el área delimitada geográficamente como ZEE se ofrece un entorno de negocios excepcional con beneficios fiscales, régimen aduanero especial, marco regulatorio ágil, infraestructura competitiva y programas de apoyo.

En proceso de instrumentación

Peña Nieto habló también de las reformas estructurales en proceso de instrumentación, entre otras, de la energética, educativa y en materia de telecomunicaciones, que no sólo prometen frutos hacia adelante, aseguró, “sino que la sociedad ya está viendo los beneficios”.

Durante el acto, el mandatario mexicano entregó también el nuevo Acueducto de Hobomó-Campeche de 26.1 kilómetros, cuya obra requirió una inversión por 460.9 millones de pesos y complementa el Mega Drenaje Pluvial que garantiza un suministro continuo de agua potable, proveniente de una fuente sustentable para los próximos 30 años.

desarrollo regional

Este año fluirá el  capital privado: Gutiérrez Candiani

“Concluimos una etapa, dedicada a apuntalar la plataforma para la inversión y el andamiaje institucional del proyecto y las primeras Zonas Económicas Especiales (ZEE)”, declaró Gerardo Gutiérrez Candiani, titular de la Autoridad Federal para el Desarrollo de las Zonas Económicas Especiales (AFDZEE) durante la declaratoria de Tabasco y Campeche.

Cerramos la primera ronda de objetivos, añadió, para empezar de manera inmediata la implementación de los procesos de licitaciones, asignaciones, inversiones privadas y públicas, consejos consultivos estatales y planes maestros.

Gutiérrez Candiani manifestó que en el transcurso del proyecto se sincronizaron dos cometidos muy puntuales: “Primero, generar espacios excepcionales para la inversión productiva, con perspectiva moderna y global. Segundo, asegurarnos de que ello derive en un proceso de desarrollo regional sostenido, sustentable e incluyente”.

“Así completamos el primer ciclo, para afianzar la viabilidad de largo plazo de un proyecto que es del Estado mexicano, porque atiende a nuestros retos más acuciantes y a las mayores deudas sociales que tenemos”, añadió.

El titular de la AFDZEE indicó que con el trabajo jurídico e institucional en la Federación, en las ocho entidades y los municipios participantes (leyes federales y estatales, declaratorias y convenios de coordinación, entre otros dispositivos), se puede garantizar la continuidad del proyecto y de las primeras siete Zonas Económicas Especiales, con una proyección transexenal.

“Entramos a la fase de concursos públicos y asignaciones, con total certeza jurídica y de largo plazo para el desarrollo y la participación, tanto para los inversionistas como de nuestras instituciones y la población beneficiaria”, aseveró.

El funcionario explicó que la primera etapa consistió en las declaratorias de Puerto Chiapas, Coatzacoalcos y Lázaro Cárdenas-La Unión, el 28 de septiembre del 2017; Salina Cruz y Progreso, el 18 de diciembre; y Tabasco y Campeche.

“Estamos preparados para publicar los Lineamientos para el Otorgamiento de Permisos, Asignaciones y Autorizaciones, con los requisitos, criterios de evaluación y procedimientos correspondientes, con absoluta transparencia y certeza jurídica para los interesados”, dijo Gerardo Gutiérrez.

“Una vez dado este paso, podremos publicar e iniciar con la recepción de solicitudes para permisos de administradores integrales en tierra privada, realizar los concursos públicos de predios federales y otorgar autorizaciones a las empresas ancla. Será la llave para que, este mismo año, empiecen a fluir las inversiones privadas y la generación de más y mejores empleos, con un panorama muy favorable para las regiones”, subrayó. (Redacción)