Guadalajara, Jal. Tras haber retomado el control de la compañía hace tres semanas, el Guadalajara World Trade Center (WTC), que opera el recinto fiscalizado del aeropuerto tapatío, proyecta un crecimiento anual de 6% en el manejo de carga al cierre del 2018, una estimación mayor a la variación de 5.3% del 2017.

Asimismo, se prepara el proyecto para incrementar la infraestructura del recinto. “Hay momentos en los que casi se topa a 100% de la capacidad; aunque varía dependiendo de las salidas y llegadas de aviones, hay momentos en los que sí se complica la operación, así es que sin duda se tiene que ampliar la instalación en un futuro relativamente cercano”, dijo a El Economista Aurelio López Rocha, accionista y fundador de la compañía.

El grupo de empresas que conforman el Guadalajara WTC quedó nuevamente bajo su dirección luego de que el 25 de mayo pasado, la Fiscalía General del Estado permitió que los accionistas fundadores retomaran el mando, tras un litigio que duró más de seis años y medio contra Mario Humberto Torres Verdín (prófugo desde el 2016), quien se ostentaba como presidente del Consejo de Administración, pero que había sido denunciado por “abuso de confianza” por parte del grupo de accionistas que encabeza López Rocha.

Al retomar el control del recinto fiscalizado, el consejo actual ya planea el crecimiento de la infraestructura en la terminal de carga para hacer frente a su dinamismo.

“Hay que adelantarse, porque justamente la infraestructura antecede al desarrollo; si no hay infraestructura, no puede haber crecimiento”, destacó López Rocha.

Indicó que el nuevo consejo que él encabeza analiza poner en operación proyectos que la anterior administración tenía detenidos como el monitoreo del transporte.

“Cada día se reciben en la instalación 500 unidades de transporte desde pequeñitas hasta dobles tractos; hay que monitorearlos para hacer más eficiente el uso de los patios y de los andenes y hay sistemas y tecnología para rastrearlos una vez que entran con nosotros y darle mayor fluidez a la carga y descarga con lo cual se optimizan tiempos y costos”, explicó.

El aeropuerto de Guadalajara movilizó de carga 54,064 toneladas de carga en el primer cuatrimestre del 2018, que significó un aumento anual de 6.3%, de acuerdo con cifras de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes.

En el 2017, la movilización ascendió a 159,220 toneladas, 5.3% mayor al registro del año previo. La carga marca otra cifra histórica en volumen, mientras la tasa fue menor a la del 2016, de 10.9 por ciento.

Auditoría

Aurelio López Rocha informó que ya se tienen los primeros resultados de la auditoría realizada a las empresas del corporativo “y estamos en espera de que el Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses, que ya fue notificado, se presente en las instalaciones del aeropuerto para, con base en la información recabada a través de los sistemas y la contabilidad, pueda estructurarlo”.

estados@eleconomista.mx