Luego de cuatro años de que comenzó a operar la incubadora de la Universidad del Valle de México (UVM) en Querétaro, se han apoyado a alrededor de 90 emprendedores, informó Esperanza Ricalde, directora Institucional de esta área.

Explicó que la incubadora a nivel institucional se fundó en el 2006, y hasta el 2013 ha apoyado a casi 700 empresas en todas las UVM del país. Sin embargo, en Querétaro comenzó a operar en el 2009. En el 2012 impulsó a cerca de 70 empresas y durante el 2013 a aproximadamente 20 más, lo cual generó en promedio dos empleos por cada empresa.

Esperanza Ricalde expuso que si bien la incubadora se enfoca también a los sectores estratégicos marcados por el Instituto Nacional del Emprendedor (Inadem), el objetivo es apoyar a todos los proyectos que se encuentran registrados.

Entendemos y estamos alineados a lo que Inadem ha presentado, pero no se puede obligar a (los) emprendedores a dirigirse hacia un sector que no les apasiona. Se aceptan proyectos de negocio que tengan promesa de valor agregado para el cliente. No somos un país tecnológico, por eso es que no se puede pedir sólo eso, pero sí se busca innovación en la propuesta de valor , explicó.

En cuanto a los proyectos que solicitan las empresas para que se adhieran a las cadenas de proveeduría, dijo que entre los requerimientos, más que ciertos giros, se pide que sean proyectos innovadores y de alto impacto.

Ante ello, Esperanza Ricalde destacó que los giros donde se ve una mayor tendencia en las empresas creadas son: sistemas, aplicaciones, páginas web, servicios online y servicios en general.

sirse.rosas@eleconomista.mx