Los alcaldes de las áreas metropolitanas más grandes de la frontera Estados Unidos-México convocaron el lunes a tener vínculos binacionales más fuertes, lo que contrasta con los llamados del presidente estadounidense Donald Trump a construir un muro y renegociar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

Kevin Faulconer, alcalde de San Diego, y su homólogo de Tijuana, Juan Manuel Gastélum, en su conferencia de prensa conjunta mostraron su preocupación con respecto a la creciente tensión entre los dos países y al potencial impacto económico.

No podemos controlar lo que sucede fuera de nuestras ciudades, pero yo sé esto: nosotros continuaremos nuestra historia de colaboración , dijo Faulconer.

Por su parte, Gastélum informó que hemos logrado mucho avance en el transcurso de años, pero sabemos que hay más trabajo por hacer. Queremos mantener el impulso, y para hacerlo debemos mantener la relación fuerte .

Faulconer, un republicano que fue reelegido el año pasado en una ciudad demócrata, ha disentido con Trump anteriormente.

Durante las primarias de la contienda presidencial, aseveró que Trump no se había ganado su nominación. Cuando Trump firmó un decreto el mes pasado para construir un muro a lo largo de la frontera de 3,200 kilómetros, Faulconer contestó: nosotros ya tenemos una frontera segura y protegida en San Diego, construida por el gobierno federal .

San Diego fue el corredor más activo de inmigración ilegal hasta mediados de la década de 1990, cuando un incremento de agentes y un muro más extenso empujó el tráfico hacia Arizona.

Faulconer invitó a su homólogo mexicano y a líderes empresariales de ambas ciudades a discutir la integración económica en una región de aproximadamente 5 millones de personas, que tiene el cruce fronterizo más activo del país.

Nikia Clarke, directora ejecutiva del Centro de Comercio Mundial de San Diego, manifestó que el liderazgo regional nunca ha sido más importante en un clima de incertidumbre. (Con información de AP)

estados@eleconomista.com.mx