Gracias al Plan de Austeridad que implementó el gobierno de Tabasco, a septiembre del 2019 se han ahorrado 1,500 millones de pesos, afirmó el gobernador Adán Augusto López Hernández.

Aseguró que la entidad está en proceso de estabilización de sus finanzas públicas, como resultado de las políticas de austeridad aplicadas en todos los rubros de la administración. Incluso, anticipó que aún se espera obtener 200 millones de pesos más en lo que resta del año.

El mandatario recordó que pese a que recibió una administración con pasivos de poco más de 5,000 millones de pesos y de que todavía existe una presión fuerte en el gasto, el presente ejercicio fiscal cerrará bien.

Dijo que del hueco financiero heredado por el régimen anterior se han pagado más de 1,500 millones de pesos.

Además, descartó la posibilidad solicitar a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público la condonación de impuestos, tal como lo hizo el gobierno pasado.

El gobernador indicó que por parte de su gobierno “no hay cacería de brujas” en los procesos de investigación contra irregularidades detectadas durante la administración pasada, y clarificó que serán las autoridades competentes, ya sea en el ámbito estatal o federal, las que actuarán conforme al debido proceso para deslindar responsabilidades.

Notificó que el próximo domingo 10 de noviembre acudirá al Congreso local a rendir su Primer Informe de Gobierno bajo un formato que le permitirá dirigir un mensaje a la soberanía, pero también escuchar las posturas de las distintas fracciones parlamentarias.

López Hernández descartó que la entidad vaya a sufrir algún tipo de recorte presupuestal para el 2020; añadió que hacia los años 2021 y 2022 Tabasco estará en condiciones de entrar a una etapa de consolidación plena, en virtud de que desde la Federación también se analiza la posibilidad de reformular las reglas de distribución de participaciones fiscales.