Cancún, QR. El juez séptimo de distrito con sede en Cancún otorgó la suspensión definitiva de cualquier obra relacionada con la construcción del hotel de 95.6 millones de dólares RIU Riviera-Cancún, que en diciembre de 2015 recibió la aprobación ambiental por parte de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat).

La resolución establece que tanto las actividades agrícolas como agropecuarias, acuícolas, intensivas o semi intensivas, infraestructuras urbanas o alguna otra que sea aledaña o colindante con la vegetación de un humedal costero deberá dejar una distancia mínima de 100 metros respecto al límite de la vegetación. El proyecto hotelero incumple claramente con esta condicionante, por lo cual se otorgó la suspensión definitiva al demandante, que es el abogado Francisco Villarreal.

El artículo 60 Ter de la Ley General de Vida Silvestre protege al manglar en forma directa, así como a su flujo hidrológico, e incluso reconoce que dicho ecosistema va a tener una zona de influencia y que éste puede estar o no protegido, los cuales se regulan en el punto 4.16 de la Norma Oficial Mexicana NOM-022-Semarnat-2003 , añade el resolutivo.

El juez también refiere que en el punto 4.43 de la NOM 022 se reconoce que el límite de 100 metros puede afectarse siempre y cuando el informe preventivo o la Manifestación de Impacto Ambiental establezcan medidas de compensación en beneficio de los humedales, por lo que si se establecen dichas medidas es porque, por una parte, no se respetará esa distancia y, por otra, de alguna manera se van a perjudicar los humedales .

Irregular

El proyecto hotelero de 530 habitaciones RIU Riviera-Cancún obtuvo los permisos ambientales en diciembre de 2015.

En la MIA, la cadena RIU adelantaba que el hotel implicaría una inversión de 95.6 millones de dólares, además que el inmueble sería de un solo cuerpo en forma de L alargada de 16 niveles.

Este proyecto ya enfrentaba una primera suspensión provisional otorgada también al abogado Villarreal.

jvazquez@eleconomista.com.mx