Cancún, Qroo. El mercado de la proveeduría mayorista de tiendas de abarrotes en México factura cerca de 116,000 millones de pesos al año.

En promedio, la industria crece anualmente 3%, aunque la región sureste del país (Veracruz, Chiapas, Tabasco, Oaxaca, Campeche, Quintana Roo y Yucatán) destaca, con una tasa de expansión de 6 por ciento.

Lo anterior de acuerdo con el índice denominado Información Sistematizada de Canales de Mercado (Iscam), el cual fue dado a conocer en el XII Congreso de la Asociación Nacional de Abarroteros Mayoristas (ANAM), celebrado del 2 al 4 de mayo en Cancún.

El consejero comercial y uno de los desarrolladores del índice Iscam, Rolando Contreras, explicó que si bien en términos generales el tema de la competencia desleal que representan las grandes cadenas de autoservicio ha desacelerado el ritmo de crecimiento de la proveeduría mayorista de abarrotes, en el sureste hay factores muy particulares que están frenando el avance de esos grandes acaparadores comerciales y están permitiendo florecer puntos de venta detallista que no pueden cubrir esas grandes cadenas.

DISPERSIÓN DE COMUNIDADES FAVORECE EL CRECIMIENTO

Explicó que la gran migración que se daba de sur a norte en busca de empleos se detuvo en los últimos dos años, derivado de las sequías, heladas y demás problemas que han vivido las entidades del norte, mermando la producción de hortalizas y elevando 7% el costo de los comestibles, principalmente. Además -dijo-, ello ha permitido que los núcleos poblacionales en el sur se mantengan estables y, en consecuencia, detonen una dinámica de consumo que es atendida por canales de distribución detallista.

Esos núcleos poblacionales son muchos y se encuentran dispersos en cientos de pueblos y comunidades de menos de 100,000 habitantes en toda la orografía del sureste, lo cual inhibe, a su vez, el establecimiento de las grandes cadenas que requieren concentraciones urbanas de buen tamaño para garantizar un consumo masivo acorde a sus grandes canales de suministro, explica el analista.

Por ello, -dijo el entrevistado- no es casualidad que si el crecimiento anual de la industria en la zona sureste de la República Mexicana fue de 6% en el 2011, en el primer bimestre del 2012 la cifra aumentará a 8.1% con respecto al mismo periodo del año anterior, seguido de la región del Golfo, con 5.9%; el Valle de México, con 5.3%; centro, con 3.1%; Bajío, con 1.4%, y el Pacífico, con una caída de 7.7 por ciento.

La ANAM surte hasta 80% del total de productos que se expenden en los estanquillos o pequeñas tiendas detallistas, que alcanzan hasta 650, 000 puntos de venta en todo el país.

[email protected]