Los operarios muertos por la explosión de una mina en México aumentaron a cinco tras encontrarse dos cuerpos más la noche del martes al miércoles y hay pocas esperanzas de encontrar vivos a nueve que quedaron atrapados, informó la secretaría del Trabajo.

"Ya llevamos cinco cuerpos sin vida que se han encontrado (...). El panoarama es desolador, no hay señales de vida (de los otros nueve) y el pronóstico es malo", dijo el secretario del Trabajo de México, Javier Lozano, en entrevista con Televisa.

La explosión, que también dejó a un menor de 14 años gravemente herido con amputación de brazo, ocurrió la mañana del martes en una mina de carbón del poblado de Sabinas, en Coahuila.

Lozano explicó que en el transcurso del miércoles se espera la llegada de un equipo de expertos chilenos enviados por el gobierno de ese país a solicitud de la cancillería mexicana.

Los cadávares de los cinco trabajadores muertos "ya han sido subidos a la superficie y han sido identificados por sus compañeros y familiares", añadió Lozano.

"Una explosión de esta magnitud hace suponer que pudo haber ocurrido una muerte instantánea. Lo que dicen los expertos es que la probabilidad es casi nula de que pudieran sobrevivir" los otros nueve trabajadores que se encontraban en la mina, añadió.

HAY NEGLIGENCIA CRIMINAL

El secretario del Trabajo, Javier Lozano, señaló que en la mina de carbón en Sabinas, Coahuila, había muchas irregularidades por lo que habrá responsabilidades penales.

Te puedo anticipar que va a habrá un gran desorden en cuanto al cumplimiento de seguridad e higiene, gran desorden en cuanto al expediente de la autoridad minera que es la Secretaría de Economía, y desde luego, puedo anticipar que se van a detectar responsabilidades de carácter penal por la negligencia criminal que llevó a la muerte de estas personas , dijo en entrevista con W Radio.

Minutos antes, el propio titular de la STPS afirmó que hay "nulas posibilidades" de que los nueve trabajadores restantes se encuentren con vida.

Lozano Alarcón dijo que el pozo de carbón donde se registró la explosión no contaba con un registro oficial y que los empleados que laboraban en el lugar no estaban dados de alta en el IMSS, por lo que el lugar "operaba prácticamente en la clandestinidad", dijo en entrevista con Primero Noticias de Televisa.

DOCH