Puebla, Pue. De la meta anual de 15,000 casas que se harán en este año, 80% serán de tipo medio y residencial, mientras que el resto serán de nivel económico, por lo que esperan desarrolladores iniciar en marzo los trabajos, pero también están sujetos al panorama de la pandemia de Covid-19.

El presidente local de la Cámara Nacional de la Industria de Desarrollo y Promoción de la Vivienda (Canadevi), Alberto Moreno Gómez Monroy, sostuvo que hay preocupación entre los 59 socios, porque será otro año difícil si la demanda de casas no mejora, pues esta cayó 40% el año pasado y eso obligó a un ajuste a la baja en la meta de construcción del mismo periodo, quedando en 14,000.

Indicó que esta situación la conocen autoridades locales, de quienes se espera haya subsidios para colocar al menos 1,500 casas de interés social que el año pasado se terminaron en Puebla y la zona metropolitana.

La inversión prevista por el sector poblano son más de 13,000 millones de pesos y en el 2020 fueron 16,000 millones de pesos, comentó el dirigente de los desarrolladores.

No obstante, dijo que en este año solo pueden pensar en hacer 20% de casas económicas del total, porque quienes ganan entre 7,000 y 9,000 pesos están entre los grupos susceptibles de despidos, porque las micro, pequeñas y medianas empresas de todo tipo no están resistiendo los embates de la crisis económica generada por la pandemia.

Vivienda media

Expuso que los desarrolladores apostarán por la vivienda media que oscila entre los 600,000 y 700,000 pesos porque es la que ha podido mantener un poco el mercado en Puebla.

“Lamentamos no poder hacer más casas económicas de 450,000 pesos pese a tener identificadas alrededor de 125,000 personas susceptibles de adquirir una, pero no es el momento para muchos de ellos comprar , sino más bien cuidar su empleo y evitar contraer una deuda”, ahondó.

Destacó que si la economía de las empresas continúa mal, entonces habrá más despidos y no existirán las condiciones para que se considere elevar ese tipo de oferta inmobiliaria y, por ello, los desarrolladores pensarían más en las de media residencial.

Comentó que los socios de la Canadevi tienen los permisos de autoridades para trabajar, pero la contingencia sanitaria los tiene frenados y no quieren correr el riesgo de arrancar obras y que a los 15 días les ordenen suspender, por lo mismo serán prudentes y esperarán hasta marzo, confiando que los contagios de Covid-19 hayan bajado.

Moreno Gómez dijo que al ser una meta de construcción corta, sí les dará tiempo terminarla en este 2021, pero también es necesario que puedan trabajar al 50% de capacidad en mano de obra, lo cual han pedido a las autoridades estatales.

rrg