Monterrey, NL. La próxima semana, el Plan de Manejo de Llantas de Desecho, impulsado por Bridgestone en Nuevo León, se extenderá a Jalisco para ser el quinto estado en aplicar el programa.

Dicho proyecto fue propuesto hace dos años, por Bridgestone Llantas Monterrey, que tiene una planta en Ciénega de Flores, en conjunto con la Cámara Hulera, la Asociación Nacional de Distribuidores de Llantas y Plantas Renovadoras (ANDELLAC) y la Asociación Nacional de Importadores de Llantas (ANILLAC).

Llevamos dos años implementándolo, arrancó en Nuevo León, después en Querétaro, Guanajuato y Morelos, la próxima semana vamos a Guadalajara, pero el Plan de Manejo es nacional, (es un proyecto de) responsabilidad compartida con gobiernos estatales y municipales para ir avanzando en la gestión , dijo a El Economista, Claudia Oropeza, presidenta de la Cámara Nacional de la Industria Hulera (CNIH).

El objetivo es evitar la contaminación ambiental, concientizar a la población, así como concertar con autoridades para facilitar la recolección y el acopio de residuos para eliminar focos de insalubridad y recuperar y reutilizar hasta el 100% de las llantas de desecho.

A este esfuerzo se han unido también empresas como Michelin, Continental, Tornel, entre otras, indicó Oropeza.

La solución al problema

En México se tiran anualmente más de 30 millones de llantas que llegan al final de su vida útil; de éstas, al menos 3 millones corresponden a Nuevo León, aunque la franja fronteriza está más expuesta al desecho de neumáticos por la indiscriminada importación de llantas usadas, indican datos de la Cámara Hulera.

Hay muchos generadores de contaminación por llantas... hay una entrada constante de llantas importadas que en Estados Unidos desechan y aquí las renuevan, sobre todo en estados fronterizos, ese es el mayor problema , afirmó María Hernández, coordinadora de la Cámara Hulera.

De acuerdo con Bridgestone, el proyecto contempla 6 fases: Implementación; recolección y acopio; coprocesamiento (cementeras); reciclado y reuso; utilización del residuo como combustible alterno y reducción de generación de residuos de llantas usados de desecho.

Y aunque Claudia Oropeza consideró que durante los primeros años del programa van a encontrar muchos tiraderos clandestinos, por lo que se dedicaran a la recolección, limpieza y estandarización, el plan es encontrar soluciones permanentes, con el establecimiento de Centros de Acopio y que los municipios hagan convenios con las empresas que le dan destino final a las llantas .

Del total de llantas de desecho, 40% se emplea en las cementeras como combustible alterno para sus hornos, también hay un pequeño mercado de reciclaje de productos, entre 10% y 15%, y el resto se encuentra en rellenos sanitarios y tiraderos clandestinos , explicó Oropeza.

Los estados que más han avanzado en reusar, reutilizar y reducir pasivos ambientales son: Nuevo León y Querétaro, en donde se han sumado al esfuerzo, el Tecnológico de Monterrey, la Universidad de Querétaro y la Universidad Politécnica de Santa Rosa Jáuregui.

Por su parte, en las entidades de Guanajuato y Morelos, ya se han establecido convenios con autoridades.

lourdes.flores@eleconomista.mx