Puebla, Pue. La Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) desechó el proyecto de cuatro presas hidroeléctricas y una línea de transmisión que presentó la empresa Controladora de Operaciones de Infraestructura, filial de Ingenieros Civiles Asociados (ICA), para construir en el río Apulco, ubicado en la Sierra Norte de Puebla.

Dicha determinación se dio tras nueve meses de haber sido ingresado el 9 de noviembre ese proyecto a la Dirección General de Impacto y Riesgo Ambiental de la dependencia federal para buscar obtener la Manifestación de Impacto Ambiental (MIA).

El argumento principal de la Semarnat fue que comunidades indígenas de los municipios de Zacapoaxtla, Xochiapulco, Tetela de Ocampo, Nauzontla, Tlatlauquitepec y Cuetzalan del Progreso manifestaron su oposición a las obras, esto a través de las consultas públicas que se celebraron en diciembre del 2015.

En la Gaceta Ecológica, con fecha del 8 al 14 de septiembre, se dio a conocer el fallo del 15 de agosto hacia la empresa promovente.

La propuesta presentada por la filial de ICA se denominó Sistema Hidroeléctrico Río Apulco, con clave 21PUE2015E0055 y comprendía construir en una superficie de 102.15 hectáreas que abarca los municipios referidos.

Entre las obras estaba considerada la preparación, construcción y operación de cuatro presas hidroeléctricas con una capacidad nominal de 15, 9, 15 y 26 megawatts (MW) y una capacidad combinada de 65 MW.

Asimismo, la constructora quería instalar una línea de transmisión con el propósito de transportar la energía hasta el sistema eléctrico nacional de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) para su distribución y comercialización.

En la propuesta se explicaba que la energía primaria se generaría del flujo de agua del río Apulco, la cual se convertiría en energía mecánica para después transformarse en energía eléctrica.

De las más de 100 hectáreas que comprendía la construcción, 88.68 están en área forestal con presenciade vegetación que requeriría ser removida.

Afectaría mantos freáticos, dicen pobladores

Felipe López Lozada, miembro de la comunidad de Mazatepec, perteneciente al municipio de Tlatlauquitepec, comentó que desde un principio manifestaron su rechazo, ya que esas hidroeléctricas afectarían los mantos freáticos, de los que se abastecen las comunidades para sus campos de cultivos.

Indicó también que la Semarnat permitió que en cada uno de los pueblos indígenas tomaran la determinación tras conocer el proyecto, el cual no generaba un beneficio por parte de la empresa.

A pesar de los ofrecimientos de dotar de infraestructura pública a las comunidades, dijo, esto implicaba un riesgo ambiental que los pobladores no permitiremos a cambio de dádivas .

miguel.hernandez@eleconomista.mx