Durante el año pasado, en el país, San Francisco del Rincón, Guanajuato, registró el mayor aumento anual en la recepción de remesas familiares, con una tasa de 40.3%, considerando sólo los 100 municipios con mayor ingresos por este concepto.

De acuerdo con datos del Banco de México, este territorio guanajuatense captó 108.3 millones de dólares, un nivel histórico.

Para el 2015, en San Francisco del Rincón habitaban 127,528 personas, de las cuales 37.9%, es decir, 48,394, se encontraba en condición de pobreza; 6,167 estaban vulnerables por sus ingresos, y 34,436 carecían de acceso a la alimentación, según indicadores del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social.

Las causas de la migración son principalmente los problemas económicos; por ende, la mayoría de los mexicanos residentes en el extranjero (Estados Unidos en su gran mayoría), de quienes provienen las remesas, se fueron en busca de oportunidades de trabajo y mejores ingresos que no encontraron en sus localidades, coincidieron especialistas.

Raymundo Tenorio Aguilar, investigador del Tecnológico de Monterrey, expuso que en Guanajuato la migración de hombres hacia Estados Unidos se vio fuertemente del 2010 al 2012 y, por tanto, las remesas que llegaron a San Francisco del Rincón durante el 2017 correspondieron a esa generación de personas.

Los migrantes de este estado tienen la característica de poseer un nivel de estudios más alto que en otras entidades y en Estados Unidos, por ejemplo, encuentran buenas oportunidades de trabajo, lo cual permite que sus transferencias sean por un monto mayor, detalló Kristobal Meléndez Aguilar, analista del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP).

Otros territorios como San Nicolás de los Garza, Nuevo León  (con 11.4% de su población total en pobreza); Zapopan, Jalisco (28.1%); Tlalnepantla de Baz, Estado de México (34.9%); Victoria, Tamaulipas (30.0%); Monterrey, Nuevo León (16.7%); Ensenada, Baja California (33.5%); Guadalupe, Nuevo León (16.7%), y Guasave, Sinaloa (41.5%), exhibieron incrementos anuales en remesas familiares superiores a 20 por ciento.

En los primeros 15 lugares también se ubicaron Tampico, Tamaulipas; Torreón, Coahuila; Zacatecas, Zacatecas; Durango, Durango; Puerto Vallarta, Jalisco, y Mazatlán, Sinaloa.

Con estos resultados se observa la presencia de la región norte en dichos ingresos. La explicación a esto, dijo el académico del Tecnológico de Monterrey, es que las familias migrantes deciden establecerse en los estados de la zona mientras un integrante cruza la frontera ilegalmente.

“También, algunas personas que migran a Estados Unidos esperan el momento de algunos programas temporales de mano de obra legal y mientras se van asientan a sus familias en el norte del país. No necesariamente se trata de personas residentes de los estados fronterizos”, expuso.

Tenorio Aguilar añadió que el crecimiento en general de las remesas se atribuye además al temor de los residentes mexicanos en Estados Unidos de ser remitidos, puesto que desde la llegada de Donald Trump a la Presidencia de dicho país, las actividades de control migratorio se intensificaron.

En contraste, del grupo de 100 municipios, las remesas disminuyeron en 17, destacando las caídas anuales en Puruándiro, Michoacán (15.7%); Reynosa, Tamaulipas (13.5%); Álvaro Obregón, Ciudad de México (11.1%); Pungarabato, Guerrero (10.1%); Ixmiquilpan, Hidalgo (7.1%), y Gustavo A. Madero (6.4%), en la capital.

La inseguridad es la razón por la que menos familias permanecen en Reynosa a la espera de las remesas de quienes sí lograron pasar, explicó Raymundo Tenorio; con respecto a la Ciudad de México, indicó, la población que recibe las remesas por lo general se trata de migrantes del sur, pero que ya están domiciliados, y en los últimos años, si bien muchas personas del interior de la República se siguen asentando en la capital, el número ha sido menor.

El analista del CIEP expuso que la Ciudad de México ha tenido un mejor dinamismo, que ha ido frenando o estabilizando los flujos migratorios, que explica por qué bajaron los ingresos por remesas.

Territorio poblano

En el 2017, 100 municipios captaron 4,223.3 millones de dólares por concepto de remesas, que representó 14.7% del total nacional; Puebla fue el territorio con la cifra más elevada, de 412.1 millones, seguido por Tijuana, con 401.0 millones.

En esta ciudad, 40.6% de su población total vive en pobreza, 10.5% está en vulnerabilidad debido a sus ingresos y 24.6% difícilmente tiene acceso a una buena alimentación.

“Puebla es un estado donde las personas migran a Estados Unidos, particularmente a Nuevo York y Chicago, y esos migrantes envían alrededor de 500 dólares mensuales a la familia, muy por arriba del promedio nacional que es de 330-350 dólares”, señaló el investigador del Tecnológico de Monterrey.

En el caso de Tijuana, 499,136 personas son pobres, lo que equivale a 29.5% del total de su población; 141,441 no tienen un espacio de calidad el cual habitar; 124,401 carecen de servicios básicos en la vivienda, y 141,855 no cuentan con ingresos económicos sustentables.

Guadalajara, Morelia, Oaxaca de Juárez, Culiacán, Monterrey, León y Miguel Hidalgo, los siguientes de la lista, reportaron entre 250 y 375  millones de dólares el año pasado.

“Jalisco tiene una migración importante y más especializada, por lo tanto el monto de las transferencias es mayor; en el caso de Oaxaca, el crecimiento de las remesas no es tanto por el monto, sino por la cantidad de personas que envían”, acentuó Meléndez Aguilar.

Comentó que habrá que ver cómo se dan las condiciones en Estados Unidos, puesto que una buena economía genera más trabajo y mejora las posibilidades de los residentes de mandar mayores montos de remesas.

estados@eleconomista.mx