Querétaro, Qro. El sector restaurantero del estado experimenta una recuperación gradual de las ventas, sin que hasta el momento lleguen a la máxima capacidad permitida de 50% de aforo, delimitado por el semáforo de riesgo epidemiológico en color naranja.  

El presidente de la Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados (Canirac) en Querétaro,  Octavio Mata Rivera, refirió que actualmente han recuperado 45% del total de ventas que tenían hasta antes de la emergencia sanitaria.

Los días de festejos patrios -agregó- representaban la penúltima fecha del año con altas expectativas de ventas, sin embargo, tuvieron una caída de 80% de la derrama económica que lograron en el mismo lapso del 2019.

Las fiestas decembrinas representan las últimas fechas del 2020 en las que la industria restaurantera tiene esperanza de repuntar ventas.

Para el cierre de año -agregó- también se tiene la expectativa de contratar a 100% de los colaboradores que este sector tenía antes del impacto económico que dejó la pandemia por Covid-19; y que representa 60,000 empleos directos en el estado.

Al inicio de la emergencia sanitaria, precisó, se perdió 25% de los empleos de esta actividad;  con la reactivación -que arrancó en el estado el 17 de junio- y la paulatina recuperación de ventas han recontratado a 95%, por lo que la expectativa es cerrar diciembre con la totalidad  recontratados.

“Tuvimos una pérdida de 25% de nuestros empleos, de nuestros colaboradores, hoy ya lo estamos recuperando casi a 95 por ciento (…) (Comenzaron a perderse empleos) desde que inició el tema de la pandemia, desgraciadamente muchos de nuestros socios pudieron darles los sueldos los primeros meses, pero los posteriores se les complicó bastante y tuvieron que empezar a despedir personal, pero es personal que ya lo estamos recuperando poco a poco.  Esperemos a finales de noviembre e inicios de diciembre recuperar a 100% de nuestros colaboradores”, expuso.

De acuerdo con la Canirac, este sector representa 60,000 empleos directos en el estado y 120,000 empleos indirectos, a través de 9,400 negocios dedicados a la venta de alimentos y bebidas.

Frente a las afectaciones que ha dejado la pandemia en el sector, la delegación de la Canirac trabaja en la continuidad y desarrollo de campañas para promover a los restaurantes del estado como sitios seguros para incentivar el arribo de comensales.  Además de seguir con la iniciativa para concientizar a la población respecto al uso de cubrebocas.

La inversión que hacen los restaurantes para apegarse a los protocolos sanitarios varía de acuerdo con el tipo de medidas y aditamentos que adquiere cada establecimiento. Durante la primera fase de reapertura, las inversiones promedio rondaron entre 7,000 y 8,000 pesos; sin embargo, algunos negocios  han incrementado el promedio de inversión, al incorporar arcos sanitizantes cuyos costos oscilan de 15,000 a 30,000 pesos.

El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) reporta que en la entidad radican cerca de 9,257 unidades económicas que operan como restaurantes. La mayoría, 86.4% (8,016 unidades), emplean de cero a cinco colaboradores. 

estados@eleconomista.mx

kg