El Museo de la Ciudad, junto con su Biblioteca Infantil, ofrecerá la obra teatral con marionetas y títeres de Leonardo Kosta, La isla del tesoro, adaptación de la novela escrita por Robert Louis Stevenson.

Con música compuesta por Laura Madrid y Óscar Garduño, el guacamayo Capitán Flint canta con los espectadores la única tonada que guarda en su memoria: la de los guacamayos, porque su tarea, según dicen los expertos, es una manera de protegerse de los depredadores, cuyas voces imitan para confundirlos.

La versión teatral de La isla del tesoro se estrenó hace cuatro años en esta ciudad y contó con el auspicio del Programa Apoyarte, del Instituto Queretano de la Cultura y las Arte, además de que ha participado en dos festivales internacionales: el Festibaúl, de Monterrey, y el Festival Titerías, de la ciudad de México.

Puesta en escena

En breve participará en el Festival Puro Teatro del Instituto Mexicano del Seguro Social, pero los niños queretanos podrán disfrutar de la obra en el Museo de la Ciudad, en cuyo escenario tomará cuerpo la aventura de un grupo de piratas que navega en un barco de velas, tal como lo imaginó Robert Louis Stevenson, maestro de las novelas de aventuras. Con la repetición de la canción, el adaptador–actor encuentra una manera divertida de representar las aventuras de la novela.

La historia de La isla del tesoro es relatada mientras el actor cuenta al público que es un viejo trabajador del teatro que ha escapado de la comedia musical del mismo nombre, donde cumplía sus tareas de titiritero manipulando a la guacamaya que canta la única canción que aprendió de su dueño, el temible pirata John Silver, que en la novela y en la obra de teatro va tras los doblones enterrados en la isla.

Las funciones se realizarán los domingos de julio y agosto a las 12 de la tarde, en el auditorio del Museo de la Ciudad, en el mismo lugar en donde el actor acaba de concluir la temporada de la obra Enciendan la radio, está cantando Cri–Crí.