Tijuana, BC. Baja California sufrió un recorte presupuestal de 70% por parte del Fondo Metropolitano. Se esperaba que este año se recibieran recursos de por lo menos 120 millones de pesos, pero sólo se entregaron cerca de 40 millones.

El titular de la Secretaría de Infraestructura y Desarrollo Urbano del Estado, Manuel Guevara Morales, dijo que la disminución impactó en los proyectos de modernización de la infraestructura que se tenían planeados para la zona metropolitana de la entidad, conformada por Tecate, Tijuana y Playas de Rosarito.

Como ejemplo, expuso que obras con el Nodo para conectar algunos de los principales bulevares de la ciudad están frenadas, como el caso del Rosarito, al igual que una obra en el río de Tecate.

Estamos gestionando un fondo extraordinario que nos permita rescatar algunas de las obras, nos pega bastante fuerte porque en algunos casos son proyectos en proceso y que ahora debemos buscar financiamiento de casi cualquier lugar. Sólo esperamos una respuesta para saber si se aprueba una ampliación presupuestal , advirtió.

Detalló que el fondo extraordinario que solicitaron es de 28 millones de pesos que, aunque no complementan 100% de los recursos que han recibido durante los últimos cinco años, servirá para terminar los proyectos más importantes en la zona metropolitana.

Disminución de empleos

Además, señaló que el problema de ese recorte no sólo impacta en las obras que terminan congeladas, sino también en la creación de empleos que se generan a partir de esta industria que por el momento está paralizada.

Por ejemplo, dijo que en el caso de la construcción de viviendas, las empresas estaban acostumbradas a construir alrededor de 30,000 casas por año, pero este 2017 la cifra se redujo a 10,000.

Eso significa un gran número de personas que no van a tener trabajo durante el resto del año, el recorte nos pega a todos de una u otra manera , mencionó.

El presidente de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción en Tijuana, César Romeo, dijo que una de las opciones es utilizar las Asociaciones Público Privadas para financiar los proyectos.

Sin embargo, reconoció que el problema es que para utilizar esta opción las empresas que invierten deben recibir una ganancia, lo que implicaría crear un mecanismo para recuperar los recursos, como cobrar por algunas de las vialidades.

estados@eleconomista.mx