Puebla, Pue. Ante las quejas de empresas en retrasos de mercancía por las obras del segundo piso de la autopista México-Puebla, la Secretaría de Infraestructura reconoció tal problemática, aunque aseguró que éstos son menores.

El titular de la dependencia, José Cabalán Macari Álvaro, afirmó que no hay una falta de planeación como señala la Iniciativa Privada, ya que las obras han sido programadas para perjudicar lo menos posible a los parques industriales que están sobre el tramo carretero donde se realiza el viaducto elevado.

Sostuvo que los accesos a las zonas de fábricas están liberados, de acuerdo con la programación e información que se les hará llegar a las empresas, con el propósito de no interrumpir sus operaciones.

Sin embargo, reconoció que conforme avancen los trabajos se darán algunos cortes de circulación por la construcción de las trabes, cuyo material será prefabricado y colocado en las noches para no generar problemas de tránsito.

En el caso de Volkswagen y el Parque Industrial FINSA, donde están sus proveedores, no han tenido queja alguna y realizan con normalidad sus trasladados de mercancía por la carretera.

Al respecto, Thomas Karig Gerecht, vicepresidente de Relaciones Corporativas de la armadora, aceptó que las obras no les han afectado en su operación.

[email protected]