Puebla, Pue. Hasta marzo de 2021 se terminarán de ejercer casi 3,350 millones de pesos en obras de infraestructura correspondientes al presente año, debido a que la pandemia de Covid-19, obligó a suspender obras y licitaciones cuatro meses, que se reanudaron en agosto pasado, dio a conocer el gobernador Miguel Barbosa Huerta

Indicó que no hubo las condiciones entre abril y julio pasado para poder ejecutar los proyectos que se tenían en carreteras, espacios educativos y deportivos, así como de infraestructura hidráulica, por lo que ahora trabajarán a marchas forzadas para cumplir con los tiempos y no caer en subejercicios. 

Comentó que la Secretaría de Infraestructura está vigilando que las obras se hagan con los tiempos establecidos y con los lineamientos sanitarios para evitar contagios de Covid-19. 

No obstante, reconoció que se ejercerá 9.1% menos con respecto a los 3,688.5 millones de pesos que hubo en el tema de infraestructura durante el 2019, lo cual obedece a la pandemia. 

Al respecto, la secretaria de Planeación y Finanzas, María Teresa Castro Corro, comentó que el 74% de estos recursos, que son 2,479 millones de pesos, son ejercidos de forma directa por el gobierno estatal, mientras que el 26%, que son 871 millones, se hace en obras conjuntas con las autoridades federales. 

Refirió que en el último trimestre del presente año se hicieron todos los trámites necesarios para integrar los montos y conformar los expedientes técnicos, ya que son obras en las 32 regiones del estado. 

Desglosó que de dicha cantidad 1,504 millones de pesos son para obras de infraestructura, 1,015 millones para trabajos en escuelas, 272.7 millones de en infraestructura hidráulica y 558 millones en otro tipo de proyectos. 

Terminarán a tiempo  

Por su parte, el presidente local de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC), Héctor Sánchez Morales, dijo que los socios que están participando en las obras, se comprometieron con terminarlas en el plazo fijado e incluso antes, dependiendo del tamaño del proyecto. 

Indicó que estos proyectos contribuyen a darle dinamismo al sector que tiene en la obra pública, el 60% de su actividad a lo largo del año y el resto comprende trabajos privados. 

Pese a la pandemia, confió que el 2021 sea mejor, porque vienen de una racha de dos años con baja participación, lo que ha puesto a algunas constructoras en número rojos y con el riesgo de quebrar.