Puebla, Pue. El sector constructor poblano solicitó al gobierno de Andrés Manuel López Obrador que considere al estado dentro de las obras regionales del Plan Nacional de Desarrollo (PND) 2019-2024, al ser la entidad puerta del sur-sureste del país, territorio que albergará el gran proyecto de esta administración federal: Tren Maya.

José Antonio Hernández González, presidente de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC) en Puebla, expuso que el PND requiere un reajuste para que se consideren obras a favor del estado, considerando el papel logístico que tendrá con la vía férrea que contempla a Campeche, Tabasco, Chiapas, Yucatán y Quintana Roo.

“Es forzoso que Puebla se tome en cuenta en proyectos de infraestructura, porque la actividad que se busque hacer cuando se construya el tren implicará el traslado de materiales vía terrestre, siendo paso obligado la entidad”, explicó.

Asimismo, más proyectos federales para la entidad, profundizó, ayudaría a darle mayor actividad a las empresas poblanas, “que en los cinco meses transcurridos del presente año han concentrado en 72% su trabajo en proyectos privados y el resto en obras públicas, licitaciones que fueron saliendo apenas en marzo pasado por parte del gobierno estatal”.

A este escenario se suma que los trabajos con la Federación no se han materializado debido a que continúan acéfalas las delegaciones de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes y de la Comisión Nacional del Agua, dependencias con las cuales se hace la mayoría de los proyectos correspondientes para el estado, aseguró el presidente local de la CMIC.

“Esta falta de interlocución con algún representante local de esas dependencias federales es aprovechada por las constructoras foráneas para ofrecer sus servicios y, con ello, está en desventaja el sector local para buscar algún contrato”, indicó.

Admitió que la actividad ha ido a la baja en general para las firmas. De acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía, el valor de la obra pública en Puebla fue de 759 millones de pesos en el primer trimestre del 2019, monto que representó 28.3% del valor total de la construcción en el estado (2,678 millones de pesos); por ejemplo, en igual periodo del 2012 el peso de la obra pública llegó a 67.7 por ciento.

En este tenor, Hernández González insistió en que la administración federal debe reconsiderar los proyectos de infraestructura en el PND “y tomar en cuenta a Puebla para temas carreteros si quiere detonar con su magno proyecto el sur-sureste y generar efectos colaterales positivos para el sector constructor”.

Tardío

El dirigente en Puebla expresó que el arranque tardío de la obra pública en la entidad genera una contracción de la actividad, la cual quieren recuperar porque el primer trimestre fue negativo, un escenario que sufrió la mayoría de los estados.

“A los gobiernos locales y municipales no estaban llegando los recursos y apenas hace un mes es que se regularizó esa situación para la parte de proyectos de infraestructura”, manifestó.

Refirió que antes de la llegada de recursos federales, el sector privado mantuvo el flujo de inversiones y la generación de empleos en el territorio poblano, “aunque no a los niveles que pueden crear los proyectos públicos y que es donde más hay participación de empresas pequeñas con algún tipo de servicio, como subcontratistas, hasta las grandes, que son responsables de ejecutarlas”.

[email protected]