Puebla, Pue. El gobierno del estado y el ayuntamiento de la capital poblana analizan respectivamente crear un fideicomiso para renovar más de 1,000 unidades del transporte público y la conversión de vehículos a gas, para hacer frente al alza de las gasolinas.

El gobernador Rafael Moreno Valle dijo que la estrategia que se plantea entraría en vigor con el nuevo gobierno a partir del 1 de febrero, para ayudar a los concesionarios que tienen transportes viejos y que consumen más combustibles.

Dijo que ese fideicomiso, el cual se trabaja en conjunto con su sucesor, Antonio Gali Fayad, buscaría recursos de Nacional Financiera, para que los prestadores del servicio puedan acceder a los préstamos, pero pongan en garantía su permiso.

Detalló que aplicaría a las unidades, cuya vigencia de circulación concluye entre el 2017 y el 2018, debido a que llegaron a su vida útil de 10 años en la ciudad y en el interior del estado tienen una autorización de 12 años.

Mencionó que esa medida es una forma de paliar el alza de las gasolinas en beneficio de los concesionarios, pero que a su vez traería un beneficio para los usuarios que requieren un transporte más moderno.

Respecto al monto que se buscaría, aún no está definido, ya que dependerá del tipo de unidades que se busque reemplazar.

Conversión de unidades oficiales a gas natural

En el Ayuntamiento de Puebla se analizará que los 700 vehículos oficiales usen gas natural en lugar de gasolina, con el objetivo de generar ahorros, dijo el regidor y presidente de la Comisión de Patrimonio y Hacienda Pública, Gustavo Espinosa Vázquez.

Comentó que dicho estudio se hará en conjunto con la Secretaría de Administración y Tecnologías de la Información municipal y podría estar listo a finales de febrero.

Agregó que no entrarían las unidades que tiene la Secretaría de Seguridad Pública y Tránsito Municipal, ya que son fabricadas con un esquema distinto que cubren ciertas normas de seguridad específicas.

Espinosa Vázquez dijo que aún no se tiene estimado cuánto se gastaría.

Cae rentabilidad 33% y 26% consumo, estiman socios de Onexpo

Puebla, Pue. a trece días de la entrada en vigor del aumento de 20% a las gasolinas, se ha perdido en promedio 33% de la rentabilidad de las estaciones y 26% en el consumo por parte de los automovilistas, reveló la Organización Nacional de Expendedores de Petróleo (Onexpo) en Puebla.

Adalberto Baitz Montaño, vicepresidente de esa organización que tiene 283 afiliados, explicó que si bien se regularizó el suministro de las gasolinas y diesel por parte de Petróleos Mexicanos (Pemex), ello no significa que la comercialización mejore.

Desde su punto de vista, las caídas de las cifras pueden estar relacionadas con los ahorros que están haciendo los automovilistas o que estén comprando combustibles robados.

Bajo este contexto, exhortó a las autoridades de los tres niveles que refuercen las acciones en los municipios donde se da la venta de esos productos robados, ya que afectan no sólo a los empresarios sino a los empleados de las estaciones.

Advirtió que con el nuevo ajuste a los hidrocarburos, a partir del 3 de febrero, se teme que haya saqueos o toma de gasolineras, así como cierres de centros de distribución, almacenamiento y reparto de Pemex por parte de manifestantes.

miguel.hernandez@eleconomista.mx