Puebla, Pue. En la entidad operan más de 2,000 mataderos clandestinos, de los cuales sólo 50 han sido clausurados en la zona oriente del estado. Así lo dio a conocer el integrante de la Comisión de Sanidad del estado, Ernesto Sánchez Hernández.

Mencionó que los gobiernos de los tres niveles deben reforzar la inspección y protocolos en los rastros municipales tipo TIF (Tipo Inspección Federal), para cumplir con la normatividad, y evitar que se comercialice carne que esté contaminada con clembuterol.

Comentó que la incidencia de rastros clandestinos se encuentra en municipios como Acatzingo, Tepeaca y Tecamachalco.

Reconoció que la ciudadanía viene denunciando la venta de carne tóxica, que muchas veces ocasiona padecimientos como diabetes, alteraciones en el ritmo cardiaco o cáncer. Sin embargo, sentenció que por cada uno de estos lugares cerrados por las autoridades sanitarias estatales o federales aparece cerca de una decena.

Exhortó a las amas de casa verificar la carne que se adquiere, pero sobre todo, constatar que los comerciantes muestren los sellos TIF.

Ganaderos dispuestos a invertir

El presidente de la Asociación Regional Ganadera de Puebla, Gonzalo Oropeza Méndez, comentó que productores de carne están dispuestos a invertir con el gobierno en la construcción de rastros TIF para cada una de las siete regiones del estado.

Consideró importante tener dichas instalaciones para obtener carne de mejor calidad, con el propósito de poderla ofrecer a las tiendas de autoservicio e incrementar sus ganancias.

Menciona que por cada rastro, en caso de que exista, se requieren alrededor de 18 millones para ser certificado, pero si requiere construirse, la inversión es 40% más, cuyo costo no podrían absorber sólo los productores.

En la entidad, únicamente la angelópolis y Tehuacán tienen mataderos TIF, que en el caso del primero es del ayuntamiento y el otro es particular.

Comentó que la distancia se vuelve un inconveniente en la transportación del ganado, ya que representa altos costos, y por ello, tienen que seguir recurriendo a los rastros que operan sin estas certificados, cuyo destino final (de la carne) son mercados, donde se paga 40% menos respecto de la que ofertan tiendas de autoservicio.

[email protected]