Guadalajara, Jal. Antes de finalizar el año, Jalisco contará con los primeros campos experimentales de cultivo de maíz con la utilización de acolchados plásticos que permiten una productividad hasta 800% mayor que con los métodos de siembra tradicionales.

Mediante un proyecto de tecnificación agrícola, la Asociación Nacional de la Industria del Plástico AC (ANIPAC) y la Secretaría de Agricultura, Ganadería Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa) demostraron que el empleo de acolchados en los sembradíos de maíz permitió aumentar la productividad -que en promedio es de 2 toneladas por hectárea- hasta 16 toneladas del grano por cada hectárea.

El acolchado plástico consiste en una cubierta o película de plástico muy delgada que se coloca sobre el surco para depositar la semilla y de acuerdo con el presidente de la ANIPAC, Eduardo Martínez Hernández, este método impide el crecimiento de hierba mala mientras el riego por goteo permite un ahorro considerable tanto de agua como de fertilizantes.

Es como una dosificación muy precisa que permite ahorros de alrededor de 40% en el agua que se utiliza para regar un cultivo , puntualizó el presidente de la ANIPAC.

Este tipo de técnicas permiten también que la tierra mantenga una cierta temperatura que permite el crecimiento más acelerado del cultivo , afirmó Martínez.

MAYOR INTERÉS

Debido a que en Jalisco se encuentran dos de las principales empresas productoras de acolchados a escala nacional -Exportadora de Plásticos Agrícolas y Agrotileno de México- es uno de los estados con el mayor interés en desarrollar esta técnica.

El objetivo es que a partir del 2012 los pequeños y medianos productores puedan acceder a los apoyos de la Sagarpa para implementar la técnica del acolchado.

El gran agricultor normalmente no tiene problemas de acceso a la tecnología y nosotros queremos llegar al pequeño agricultor que es el que tiene más necesidad de hacer su cultivo rentable , comentó el dirigente de los industriales del plástico.

El cultivo con acolchados plásticos ya se experimentó con hortalizas, principalmente jitomate, donde se lograron rendimientos de 200 toneladas por hectárea cuando el cultivo promedio con las técnicas tradicionales es de 20 toneladas por hectárea.

El Presidente de la ANIPAC aseveró que el empleo de esta técnica en los cultivos de maíz ayudará a resolver los problemas generados por la baja producción del alimento.

Si logramos hacer más productivo el campo podemos dejar de importar maíz y podemos incluso volvernos exportadores e incrementar la productividad del campo , refirió Eduardo Martínez.

[email protected]