Monterrey, NL. Los anuncios del presidente Donald Trump sobre un impuesto de 20% a productos mexicanos, la deportación de connacionales y la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) han afectado al sector comercial de la franja fronteriza de Tamaulipas e incluso han frenado proyectos de ampliación de empresas maquiladoras, afirmó a El Economista Julio César Almanza Armas, presidente de la Federación de Cámaras de Comercio del estado (Fecanaco).

Este contexto afectó no sólo a las ciudades fronterizas de México, sino también a las del vecino estado de Texas, lo cual se vio reflejado durante el primer puente largo, ya que el corredor Reynosa-Hidalgo estaba completamente vacío, de acuerdo a reportes locales.

Almanza Armas aseguró que desde antes de llegar al poder, Trump generó una psicosis general en los empresarios y que con el impuesto de 20% que el presidente estadounidense ha amenazado con poner a las importaciones mexicanas, pondría a nuestro país en desventaja.

Esto tendría un impacto negativo en el sector comercial de la frontera, por afectar las importaciones de carne, abarrotes y diferentes productos de primera necesidad que se importan por la frontera, indicó.

Con relación a que muchas empresas maquiladoras que instalaron su negocio desde hace muchos años en la franja suspendieron sus proyectos a futuro, el presidente de la Fecanaco refirió que hay muchos proyectos parados porque no sabemos cómo va a terminar esta situación .

Como ejemplo, mencionó el Programa de la Industria Manufacturera, Maquiladora y de Servicios de Exportación (Immex), al cual esta incertidumbre le pega a sus proyectos de inversión y a la compra de terrenos para instalar sus plantas.

Integración fronteriza

Las ciudades de la frontera noreste y de Texas se encuentran fuertemente integradas y la gente puede pasar y hacer sus compras de manera cotidiana; por lo que aunque las declaraciones de Donald Trump afectarán a la franja fronteriza del noreste y en general de todo el norte, también es un escenario difícil para las entidades fronterizas de Estados Unidos, sobre todo (porque) el precio del dólar le está pegando a la ciudad de McAllen , afirmó Luis Alberto García, investigador de la Universidad de Monterrey (Udem).

Va a haber consecuencias en ambos lados; la respuesta es presionar a líderes (por medio de) una voz que sea escuchada .

Se tiene prevista una reunión entre los alcaldes fronterizos de Tamaulipas y Texas, así como con la Cámara de Comercio de McAllen, para el próximo 9 de febrero. Con ello, se busca establecer una agenda común para oponerse a estas políticas del gobierno de Estados Unidos, explicó el dirigente de la Fecanaco.

maria.flores@eleconomista.mx