Considera el Consejo Estatal contra las Adicciones (CECA) que la adicción a la aplicación móvil Pokémon Go podría generar ludopatía, trastorno que preocupa pues sustrae al individuo de la realidad en la que vive, efecto que tienen algunas drogas.

Esta actividad tiene dos objetivos: uno es sustraer de la realidad a la persona y esto es muy similar a los efectos de una droga, ya sea legal o ilegal; la otra es el deseo de fortalecer la autoestima y sentirse ganador , explicó el comisionado del CECA, Guillermo Tamborrel Suarez.

Abundó que en el caso de la autoestima, cuando esto no ocurre con la frecuencia que lo necesita un individuo, los juegos se convierten en una alternativa para sentirse ganadores, aun cuando no existen premios económicos, sino puntos, vidas o copas.

Tamborrel Suárez explicó que los videojuegos y aplicaciones de este tipo llegan a tener afectaciones en casos extremos, ya que los usuarios invierten sus horas de descanso para buscar autorrealización, además de que llegan a derivar en problemas físicos.

Los jóvenes no están contentos, no están satisfechos y buscan la manera de extraerse de su vida cotidiana para concentrarse en este juego o cualquier otro; sí es un indicador de que las cosas no van bien (...), es un tema que va aislando a las personas , explicó el comisionado.