La angelópolis podría ser la primera ciudad de América Latina en tener una planta de procesamiento de residuos sólidos en el relleno sanitario conocido como Chiltepeque, para lo cual busca financiamiento con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

El costo del proyecto está valuado en 640 millones de dólares.

De acuerdo a la Secretaría del Medio Ambiente y Servicios Públicos del ayuntamiento, el objetivo de instalarse esa planta es producir biogás con la basura para la ciudad y comercializarse con las empresas.

El titular de la dependencia, Alejandro Fabre Bandini, comentó que en el relleno sanitario se almacenan 1,600 toneladas diarias de basura, cantidad suficiente para detonar el proyecto.

El relleno sanitario de Chiltepeque fue el segundo del país en diseñarse hace 17 años con normas internacionales para su operación, incluso antes de que entrará en vigor –hace ocho años- la Norma Oficial Mexicana 083, por lo que fue tomado como modelo para el diseño de la misma regulación.

El funcionario dijo que el viaje del alcalde Eduardo Rivera Pérez al foro del BID en Montevideo, Uruguay, ocurrido el martes pasado, fue con el propósito de presentar la propuesta para buscar recursos.

LA TECNOLOGÍA

Mencionó que esa planta usaría tecnología limpia denominada diólesis y termólisis, cuyo proceso consiste en calentar la basura sin oxígeno, quedando una síntesis sin bióxido de carbono, es decir, que no es contaminante.

Rivera Pérez afirmó que este proyecto se ha presentado a Banobras y a la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales para definir el tipo de maquinaria y de financiamiento necesario.

miguel.hernandez@eleconomista.mx