León, Gto. A más tardar en junio se abrirá el primer Parador del Peregrino -proyectado en la administración estatal anterior-, que forma parte del Centro de Formación Turística de Guanajuato, en el cual se invierten 60 millones de pesos.

A este proyecto, primero en su tipo en todo el país, y que no funcionará como un hotel de tiempo completo, sino como un centro de paso, se sumarán cinco más, uno por año, con el fin de aprovechar la afluencia de millones de peregrinos que pasan por la zona.

Se tiene registrado que por el estado de Guanajuato cruzan hacia San Juan de los Lagos 5 millones de peregrinos, 2 de millones más hacia El Cubilete o Cristo Rey, mientras que 500,000 personas visitan el Santuario de Atotonilco en San Miguel de Allende.

Este primer hostal se ubica en Silao, muy cerca del monumento Cristo Rey, en la zona conocida como Sangre de Cristo; la obra ya se terminó y con 750,000 pesos se estará equipando, con todo lo necesario para que los peregrinos puedan descansar: camas, regaderas y lockers.

Este es un primer hostal pequeño, en comparación de las características que tendrán otros hostales paradores que estarán ubicadso sobre la carretera Celaya hacia Atotonilco, Cristo Rey y San Juan de los Lagos; podrá albergar hasta 400 peregrinos al mismo tiempo. No es un hotel, la gente tendrá períodos de 6 horas para que descanse, se pueda tomar un baño y pueda seguir , explicó Fernando Olivera Rocha, secretario de Turismo de Guanajuato.

El Centro de Formación Turística incluye además un Museo de las Momias Viajeras, el Museo de las Catrinas, el Museo de la Memoria Minera Guanajuatense y un área de comida.

La obra ubicada en Silao ya está terminada y solo falta su equipamiento, por lo que se estima que entre los meses de mayo y junio pueda estar operando.

LOS QUE SIGUEN

Con relación a los otros cinco paradores peregrinos que se proyectan en Guanajuato, Olivera Rocha explicó que están esperando un documento técnico que encargamos hacia finales del año pasado para ya identificar los predios específicos .

Dejó claro que el estado no hará compra de tierra y tratará de obtener los terrenos a través de donaciones de particulares o de los municipios.

sofia.negrete@eleconomista.mx