Hace un mes les compartí el anuncio por la CNOP Nacional en Londres de un piloto de certificación de 12 ciudades mexicanas en el ISO 37120; único estándar internacional de medición urbana. El pasado martes se hizo el lanzamiento oficial en México, con 13 ciudades en total y la participación del World Council on City Data, con sede en Canadá.

Este piloto, el más grande a nivel mundial, será un ambicioso ejercicio de recolección de información que traerá grandes beneficios a las ciudades participantes, entre ellos una mayor transparencia y rendición de cuentas en beneficio de sus habitantes.

La gran virtud del ISO 37120 es que los parámetros de medición están estandarizados a nivel internacional, lo que permite que la información reportada sea plenamente comparable entre todas las ciudades participantes, independientemente de su país de origen.

Sin embargo, esta gran ventaja presenta también una importante diatriba: al medir a las ciudades, particularmente las que forman parte de una zona metropolitana, ¿debemos medirlas en tanto sus límites administrativos y territoriales, o de manera agregada como zona metropolitana?. Este ha sido uno de los principales temas de debate dentro de las reuniones de grupo internacional de expertos TC268 de la Organización Internacional de Estandarización (ISO por sus siglas en inglés), encargado de la constante revisión del ISO 37120.

Varias de las 20 ciudades fundadoras del ISO 37120 encabezan importantes zonas metropolitanas. Toronto, por ejemplo, está conurbada con 23 municipios; Barcelona con 31; Londres con 32; Makati con 17; y por supuesto Guadalajara con siete.

En el piloto recién lanzado se incluyen ciudades que pertenecen a zonas metropolitanas importantes, tal es el caso de Apodaca, Escobedo y Guadalupe, en Nuevo León, que forman parte del área metropolitana de Monterrey.

Por un lado, se argumenta que para contar con parámetros reales de comparación en temas como competitividad, medio ambiente, infraestructura o movilidad urbana, necesariamente debe medirse el agregado de zonas metropolitanas al ser aspectos comunes a toda la región.

Por el otro, medir de manera agregada impide identificar con precisión los aspectos específicos que pueden generar ventajas o desventajas de cada ciudad dentro de su zona metropolitana.

Se determinó, acertadamente creo yo, que la medición debe ser de las ciudades individuales en una primera etapa. En una segunda, desarrollar una herramienta que permita agregar la información para las zonas metropolitanas, con una base sólida de cada ciudad que la integra.

México acaba de cambiar su estatus dentro de la ISO a Miembro P, lo cual le da derecho a nombrar expertos ante los diversos grupos temáticos.

Al ser México el país que más ciudades certificadas tendrá, es la oportunidad perfecta para, en su nueva calidad de Miembro P de la ISO, participar activamente en el TC268 e incidir en la manera medir a las ciudades a nivel internacional.

@Cristina_Diaz_S

* Senadora por Nuevo Leon, Presidenta de la Comisión ?de Gobernación.