Debido a la continuidad de políticas financieras prudentes en Mazatlán, Sinaloa, que fortalecieron los resultados fiscales en el 2019, S&P Global Ratings confirmó la calificación de “mxA+” del municipio, con perspectiva Estable, aunque señala que existen desafíos para establecer una visión de largo plazo.

“La confirmación de la calificación de Mazatlán refleja su desempeño presupuestal balanceado que esperamos mantenga durante los siguientes 12 a 18 meses. Este desempeño presupuestal respalda la adecuada posición de liquidez en términos de obligaciones financieras, así como su bajo nivel de deuda. La calificación también refleja que la administración financiera del municipio ha sido prudente, aunque existen desafíos en términos de planificación de mediano a largo plazo”, explica la agencia.

“Luis Benítez (Morena) asumió la presidencia municipal en noviembre del 2018. La administración estuvo enfocada en mejorar la recaudación de impuestos y controlar el gasto, que derivó en un fortalecimiento de las finanzas del municipio en el 2019”, detalla en un reporte enviado a la Bolsa Mexicana de Valores.

La calificadora espera que la administración continúe implementando políticas de administración financiera prudentes, pero considera que aún afronta el desafío de establecer políticas con una visión a largo plazo, tales como planeación y la atención a presiones de gastos de pensiones.

De acuerdo con S&P, Mazatlán es el segundo municipio más grande de Sinaloa. “El procesamiento de la pesa y mariscos, así como las actividades relacionadas con el turismo, son los principales motores de la economía del municipio. Sin embargo, las inversiones inmobiliarias en la ciudad han sido el principal motor que ha contribuido al dinamismo económico y consideramos que así continuará en el futuro cercano”.

El PIB per cápita estimado de Mazatlán en el 2018 fue de 11,179 dólares, más alto que el promedio nacional (9,759) y similar a sus pares locales, como Ciudad Juárez (11,815).

La calificadora prevé que Mazatlán mantenga superávits operativos en torno a 8% de sus ingresos operativos en el 2020-2022, y resultados balanceados después de gastos de inversión. “En el 2019, el municipio logró revertir la erosión observada de los resultados fiscales en el 2018, a través del buen comportamiento de los ingresos en conjunto con medidas de control de gastos, que esperamos así mantengan en el 2020-2022. Señalamos que una desaceleración de la economía mexicana y transferencias más bajas podrían afectar potencialmente los ingresos”.

Sistema de pensiones

Por otro lado, la ausencia de un sistema de pensiones sustentable limita la evaluación de S&P del desempeño fiscal. Los gatos relacionados con el pago de pensiones y jubilaciones representan anualmente alrededor de 10% de los gastos operativos del municipio, y un sistema con parámetros muy benéficos debería incrementar esta proporción en el mediano plazo.

“Nuestra evaluación de la deuda representa una fortaleza para la calificación de Mazatlán, dado que sus niveles de endeudamiento son bajos y se comparan positivamente con los de sus pares. Al cierre del 2019, la deuda se ubicaba en 220 millones de pesos, compuesta por cinco créditos a largo plazo —respaldo de participaciones federales—”, se lee en el reporte.

[email protected]