Uno de los grandes pendientes que tienen los municipios del país es lograr acceder a diferentes fuentes de financiamientos para mejorar sus servicios públicos, por ello es necesario trabajar en un plan que les permita conocer las diferentes herramientas como los beneficios de contraer deuda bursátil, explicó el Instituto Mexicano para la Competitividad (Imco).

En entrevista con El Economista, el coordinador de Gobierno y Finanzas del Imco, Manuel Guadarrama, explicó que están presentando una propuesta para que los ayuntamientos tengan más ingresos, la cual surgió a partir de la elaboración del último reporte Hablemos de Deuda en los Estados, el cual destaca que existe un “enorme abismo en materia de capacidad de contratación de deuda”.

“No todos los municipios aprovechan los diferentes mecanismos de financiamiento para poder contar con más liquidez y únicamente se acotan al cobro de impuestos. Esta gran brecha en materia de capacidad de contratación de los municipios se debe en buena medida a que no tienen las capacidades hacendarias administrativas de recaudación”.

Los objetivos de generar este proyecto es resolver la actualización de bases de datos y que ya no se utilicen los gravámenes con fines políticos, debido a que muchas veces en las campañas electorales se promete no cobrarlos.

El especialista manifestó que una primera parte de la propuesta es que los municipios estén dentro de un programa permanente de mejora de las capacidades recaudatorias. El siguiente paso es generar más posibilidades para que accedan a diferentes tipos de financiamientos; y es que gran parte de los requisitos para la contratación de deuda pública, ya sea con banca comercial o emisión bursátil, implica que tengan que estar evaluados por calificadoras.

Uno de los requisitos de las calificadoras, sostuvo, es que los ayuntamientos tengan toda esta gobernanza en las haciendas públicas, desde la parte de la estructura pública, las capacidades, los gastos fiscales que reportan, así como las posibilidades de incrementar las recaudaciones y de hacer etiquetados.

“El no tener una calificación impide que en su conjunto no tengan acceso a crédito y en ese sentido tenemos una subutilización de financiamientos”, enfatizó el especialista.

Entre los beneficios de poder acceder a mecanismos bursátiles y a otro tipo de financiamientos, son mayor liquidez para generar más servicios públicos, contar con un mayor margen para atraer inversiones, así como la llegada de empresas; prácticamente se podrían poner en un mismo plano que las entidades en términos de liquidez.

“Con poner al día las haciendas y acceder a calificaciones, inclusive pueden aprovechar estos avances para otros tipos de iniciativas, de negocios. El abanico de posibilidades para los municipios se abre. Es importante que se dé una regulación de los catastros municipales”, ahondó.

Pasos a seguir

El coordinador de Gobierno y Finanzas del Imco sostuvo que los pasos que deben seguir las autoridades son generar una labor importante de sensibilización en los ayuntamientos, del conocimiento de las facultades recaudatorias a nivel municipal y posteriormente, dar una serie de talleres a nivel nacional.

El objetivo de esta sensibilización es hacer que los presidentes municipales sepan los diferentes mecanismos que tienen, ya que muchas veces por desconocimiento las ignoran o no tienen las capacidades técnico administrativas.

Planteó que hay que ayudar a los ayuntamientos para que puedan costear una evaluación por parte de las calificadoras, ya que éste es otro obstáculo.

“La totalidad de los estados están monitoreados por distintas calificadoras, por distintas métricas que implican un costo; hay municipios que no pueden costear una valoración”, expuso.

Estimó que la liquidez municipal y el acceso a financiamientos se discutirán en la próxima reforma fiscal.

“Ronda una propuesta sobre una ley de quiebras municipales, que tendría como propósito ayudar a municipios que tienen finanzas públicas colapsadas, a que pudieran restablecer sus finanzas y tener ayuda del estado”, adelantó.

Estigma

Manuel Guadarrama indicó que se debe quitar el estigma de que la adquisición de deuda es perjudicial y es sinónimo de un mal manejo de las finanzas, ya que si se hace con planeación y si se ejerce bien, puede ser productiva y traer grandes beneficios para las economías.

“Además del alumbrado público, la recolección de basura, el agua, los mercados y panteones, se podrían proveer más tipos de servicios y se mejorará la calidad. Las herramientas de financiamientos son importantes”, sostuvo.

Reiteró que prácticamente de los casi 2,500 municipios que hay en el país, solamente 50, que son los más poblados de México, concentran 58.1% de la deuda municipal total. Asimismo, durante el 2020 un total de 1,821 municipios no adquirieron deuda.

A nivel subnacional, 73% de la proporción de la deuda y los financiamientos están concentrados con la banca múltiple, 33% con la banca de desarrollo y 3% son emisiones bursátiles.

estados@eleconomista.mx